COLABORACIONES Valencia

DESCARGAR O NO DESCARGAR, HE AHÍ LA CUESTIÓN

SANTI MUÑOZ

Experto en seguridad informática

DESCARGAR O NO DESCARGAR, HE AHÍ LA CUESTIÓN

La propiedad Intelectual, regulada el por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, nos viene a decir que la persona natural que crea alguna obra literaria, artística o científica, es el único como propietario que autoriza su reproducción, distribución y comunicación.

Esto se convierte de cara a los tribunales en el artículo 270 del Código Penal Español modificado en 2015 que quien con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya, comunique públicamente o de cualquier otro modo explote económicamente, en todo o en parte, una obra o prestación literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

Visto este artículo, y a pie de calle vamos a traducir si al descargar cualquier tipo de archivo, película, canción, etc., se está cometiendo una ilegalidad.

La propiedad Intelectual produce el 3% del PIB en España, 2 millones de euros, desconociéndose la cantidad de dinero que genera en el mercado negro ya que se conoce que genera ganancias paralelas con otro tipo de negocios como publicidad, venta de datos de usuarios y un sinfín de negocios que no se tributan.

En el último estudio, realizado en 2016, se arroja que la propiedad industrial está generando alrededor de 500.000 puestos de trabajo en España.Pero en estadística no vamos muy bien ya que España se sitúa como el quinto país en el mundo que realiza descargas ilegalmente.

Entonces, con los datos estadísticos presentes, y para saber qué es lo que está sucediendo, si ahondamos en el artículo 270 del Código Penal nos encontramos las definiciones “beneficio económico” o “explote económicamente”, lo que nos indica que para cometer el delito, tiene que haber un beneficio económico que genere ganancias.

A nivel usuario cuando descargamos en páginas que ofrecen propiedades intelectuales gratuitas, siempre y cuando no sea con fines de obtener ganancias económicas y solo sea para uso personal, no se está cometiendo ningún delito penal, pero si moral.

Esa descarga está contribuyendo a que terceras personas cobran de nuestra descarga, que eso si es delito, ya sea a través de los anuncios tan molestos que tienen las páginas o bien por la venta de nuestros datos al registrarnos como usuarios, que nunca leemos la letra pequeña de las condiciones, toda vez que el autor de la obra deja de tener ventas legales, no contribuyendo al PIB ni a generar puestos de trabajo. Además del riesgo que conllevan las descargas al ser cunas de todo tipo de virus y malwares.

Generalmente, este tipo de páginas genera ganancias a través de los anuncios que salen cada vez que se realiza una descarga, que en las últimas investigaciones se habla de un millón de euros solo en publicidad por página al año.

También se ha podido saber que los datos de los usuarios que se registran en estas páginas son objeto de mailing (envío de correo masivo) e incluso de venta de datos para cometer otros delitos como usurpación de identidad y apertura de cuentas en el extranjero.
Pongámonos en la piel de alguien que se ha estrujado el cerebro para idear una obra de la que depende su sustentación y llegamos nosotros, se la copiamos y además la multiplicamos por mil. No es de justicia.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter