EL DIVÁN DEL JAMELGO SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO Valencia

CÓMO GANAR UNA DISCUSIÓN

El Jamelgo

El mundo no ha nacido para complacernos a nosotros, eso es lo primero que tenemos que tener en cuenta. En una discusión, uno trata de imponer sus razones a otra persona o personas. Ese ha sido el objetivo desde el principio de los tiempos. Al intentar hacerlo, gritamos más que el otro, le pisamos los razonamientos, le interrumpimos y lo (y nos) cabreamos más que un mono; acabando normalmente la cosa en tablas: uno a uno. Nos vamos cada uno con el mismo pensamiento que antes de comenzar a discutir y con una percepción muy desagradable de la  persona con la que hemos discutido.

Bien, cambiemos los terrenos: intentemos que al darse una disputa el objetivo de que el oponente nos convenza, probemos. De esta manera escucharemos los razonamientos y respetaremos sus intervenciones, crearemos empatía (cosa que es bidireccional siempre) y nos centraremos en el otro y no en nosotros mismos. Probablemente, de esta manera salgamos ganando ambos algo más que un punto, un mosqueo de caballo y unos oídos atronados. El el peor de los casos te irás tal y como has llegado.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter