LO QUE YO VEO Valencia

…QUE SE MUERA MI ABUELO

“… que se muera mi abuelo”
Unos días atrás, realizando una actividad en la sesión de tutoría con mis queridos alumnos, mi sorpresa fue… toda una realidad de lo que “ronda” por los pensamientos y sentimientos de vuestros hijos y/o alumnos.

Una de las preguntas que yo ponía a todos ellos, niños-niños, niños-tortuga, niños-lagartija y niños-leones, fue: “¿a qué tienes miedo?”

La respuesta de más de la mitad de mis alumnos fue: “a que se muera mi abuelo” (por supuesto , creo que pocos escribieron bien estas escasas, pero relevantes palabras).

¿Qué nos están diciendo, señores? Es fácil. Estos retoños nos están pidiendo que todo puede desaparecer de sus vidas, excepto sus abuelos. El abuelo y la abuela están por encima de los padres, que no están en casa, que discuten , que les hacen siempre los mismos macarrones, que les dan dinero para comprarse un bocadillo y así evitar prepararlo en casa, que les dejan estar en la calle hasta altas horas de la tarde noche, sin saber con quién “andan” ni qué “prueban”… Los abuelos están por encima de los amigos y “novietes” que les traicionan, que se ríen de ellos , que les incitan a divertirse erróneamente… Los abuelos están por encima de los maestros y profesores que no les quieren, que les han dejado pasar de curso sin poner una solución a su mala formación académica y además los etiquetan… Los abuelos están por encima de las consolas , los videojuegos ,el móvil, los youtubers…

Los abuelos les están regalando amor, cariño, compañía, educación, formación,… todo lo que el resto no hacemos. Es lo que la sociedad está perdiendo… Los niños no mienten.
FHZ
Psicóloga y Profesora en IES

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter