Educacion Valencia

OCHO DE CADA DIEZ COSAS QUE SE APRENDEN DE MATEMÁTICAS NO VALEN UN CARAJO

Pedro Hermosilla

Mas o menos así lo ha soltado y se ha quedado más ancho que alto. Se trata de unas declaraciones  de Conrad Wolfram  (físico y matemático por la Universidad de Cambridge y fundador de Computer Based Math, una compañía centrada en rediseñar la asignatura de matemáticas) en una entrevista a Ana Torres Menárguez para “El País”, cuyas ideas les resumo aquí en estos cinco puntos.

1-Se pasan demasiadas horas en clase calculando operaciones kilométricas que una computadora te resuelve en menos de un segundo, en vez de dejar el cálculo al aparato y la interpretación de esos datos al alumno.

2-Los problemas reales de hoy en día no pueden hacerse a mano, ergo hay que acostumbrar a los alumnos a apoyarse en la tecnología “No hace falta entender un motor para conducir un coche”.

3- ¿Cuántas veces has utilizado un producto de fracciones,  un sistema de ecuaciones o una integral en tu vida real…y a demás lo has hecho a mano?¿Y tus vecinos?

4-Si simplificas el tiempo dedicado al cálculo podrás ampliar el dedicado a resolver problemas, y solucionar cada vez planteamientos más complejos.

5- Los alumnos consideran las matemática aburridas y complicadas porque no les encuentran utilidad.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter