Actualidad HUMOR Valencia

CARLES ESTÁ DESAPARECIDO EN COMBATE

El Turco

MISSING IN ACTION, desaparecido en combate. Así se encuentra el muy honorable “president” en el exilio de la inexistente república de Catalonia.

Mientras Junqueras y el resto de “exconsellers” que se quedaron a verlas venir van entrando en prisión por mandato judicial, mientras que Forcadell y sus compis de la mesa del “parlament” van cambiando de color ante la perspectiva de lo que se les viene encima, El “Puigde” y su grupo de “alegres fuera de la ley” han preferido mantenerse a salvo en su particular “bosque de Sherwood” belga.

Como si se tratara de un moderno Robin Hood, Carles ha querido venderse como aquel honesto fuera de la ley que luchaba para liberar a su pueblo del yugo opresor de los poderosos. Sin embargo, la imagen que realmente ha proyectado a lo largo y ancho del globo ha sido muy distinta; y el mundo empieza a darse cuenta (si no lo había hecho ya) de que, aunque también viste de verde, el “president” no es tanto aquel noble arquero justiciero sino, más bien, un Peter Pan que está en su “País de Nunca Jamás” y que se niega a aceptar la realidad en la que vive, igualito que aquel niño que se negaba a crecer.

Al parecer, se ha equivocado de cuento y todavía no se ha dado cuenta.

Alguien se lo tendría que decir.

PD: Tiene toda la pinta de que será la Europol.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter