El viejo profesor Valencia

EL COLEGIO COMO NEGOCIO

EL VIEJO PROFESOR

EL NEGOCIO DE LA EDUCACIÓN
La educación en serie o en masa sólo es aceptable por quienes tienen la idea de que la educación es transformable en negocio.

Tuve la ocasión de comprobarlo. Los dos se extrañaban de lo que ocurría: el director y el padre de los alumnos.

– ¿Cómo quiere usted que conozca a sus tres hijos si son cientos y cientos los que tenemos en el colegio?

Pero las razones del padre eran contundentes:
-¡Que son trillizos! -decía molesto el padre-; ¿cómo no los conoce?

«Cuando los padres de los alumnos me preguntan por su hijo –me contaba un mal director de centro-, yo siempre les contesto lo mismo: necesita estudiar un poco más. ¿Cómo quieren que les conozca?

Actuaste mal, amigo. ¿Que las necesidades actuales obligan a instruir a miles? Pues bien. No tendréis la culpa vosotros, profesores, pero continuaremos formando en serie. Y en serie se puede enseñar la lista de los reyes godos, los ríos y los cabos de España, empezando por la derecha, y la lista de las fanerógamas; pero ¿educar?, ¿formar? No.

«La instrucción actúa únicamente sobre la inteligencia: la educación se preocupa de la voluntad, de la sensibilidad, de la moralidad. del gusto, de las aspiraciones superiores del niño; no pierde de vista el ser individual de éste ni su ser social; pretende realizar el desarrollo armónico de todas las virtualidades que posee el niño” (Kieffer).

Mal negocio para la educación si un colegio se mira como un negocio.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter