Educacion Valencia

CÓMO MANEJAR A UN NIÑO CON RABIETAS…

Pedro Hermosilla

El equipo de asesores en pedagogía de los clásicos “Cuadernos Rubio”, ¿quién no los conoce?, llevan media vida completando de manera sencilla y efectiva la labor de maestros y padres, nos aconsejan en el tratamiento de las conductas de los niños con rabietas continuas, nos dan pautas de actuación y consejos para paliarlas en  el diario ABC.

Os resumo los ocho pasos que nos proponen, con un hermoso tufillo de conocimiento de las tesis de la educación emocional de Goleman, aplicable a todos los ámbitos y situaciones de la vida si sabemos extrapolarlo. Os las resumo para facilitar la tarea.

1- Ante todo mucha calma ( como diría “Siniestro Total”), no hay que apagar el fuego con gasolina ni aumentar la tensión a la  que en esos casos ya se masca en el ambiente.

2- Hacerle saber que se hablará con el niño solo cuando se le pase la rabieta y se encuentre más tranquilo; que le esperamos.

3- Siempre premiar las conductas positivas, que él se dé cuenta de que le conviene hacer las cosas bien.

4-Raras veces el niño te desafía: la cosa no va contigo  sino con él. No es nada personal.

5-Indagar la causa de la rabieta.

6- Dar unas reglas claras, cumplirlas y hacerlas cumplir siempre. El niño adquiere seguridad si sabe  el terreno en que se mueve.

7-Explicarle qué ocurrirá si persiste en la rabieta…( no hace falta que sea un castigo, sino las consecuencias de ese tipo de conductas: pocos amigos, enfados, mal estar, mal ambiente…es decir tirar por el tema emocional)

8- Ayudarle a identificar sus emociones es el primer paso para que las controle.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter