Matemáticas para todos Valencia

JUGANDO CON LOS NÚMEROS

MATEMÁTICAS PARA TODOS

Jugando con los números

Sin mirar, pídele a alguien que escriba un número cualquiera abc de tres cifras (el primero y el último deben ser distintos). (971)
A continuación, deberá invertir el número (cba) (179)
y calcular la diferencia entre ambos. (971-179=792)
A este resultado debe sumarle lo obtenido invirtiéndolo.(792+297)=1.089
El conductor del juego, que no ha visto número alguno, anuncia el resultado: 1.089
ejemplos:
971 – 179 = 792 + 297 = 1.089
352 – 253 = 099 + 990 = 1.089
________________________________________
Quiromancia
Tras examinar las líneas de la mano izquierda de una persona, dile que restando del año de su nacimiento la suma de las cifras de este año, obtenemos un número divisible por nueve.
Siempre tendrás razón: no importa ni las líneas de la mano ni el año de nacimiento.
Ej.: 1960 – (2+0+1+7) = 1960 – 10 = 1950, que es divisible ¡por 9!
________________________________________
Tu número favorito
Piensa en tu número favorito, ha de ser del 1 al 9, y anótalo en la calculadora.
(5)
Ahora multiplícalo por 12.345.679. (5X12345679= 61728395)
El resultado multiplícalo por 9. (617928395 x 9= ¿¿¿???)
El resultado será tu número favorito repetido. (en este caso 5555555555)

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter