El Arte de Escribir Valencia

LA REPETICIÓN DE PALABRAS

ELVIEJO PROFESOR

LA REPETICIÓN DE PALABRAS

La repetición resulta inevitable con las palabras de uso frecuente, es decir, con lo que suelen llamar «palabras accesorias», preposiciones, conjunciones, pronombres y artículos: de, por, pero, y, el, lo, o para las palabras de uso frecuente: hacer, decir.

Estas repeticiones no se notan apenas, salvo que sean excesivas. Ejemplo: «Es un hecho que lo que yo he hecho bien hecho, no hará más que demostrar a ustedes lo que yo soy capaz de hacer».
En cambio, sí se notan mucho las repeticiones cuando se trata de palabras raras, poco usadas, infrecuentes.

EJEMPLO:
Si la facultad anímica del querer es la voluntad, la del no querer podría llamarse la noluntad. Si voluntad viene del verbo latino volo, noluntad, procedería de nolo. Noluntad que no sería otra cosa que una especie de facultad anímica de signo negativo, la facultad del no querer, la sede de signo opuesto a la del querer. Y si la voluntad es motor de la acción, la noluntad lo sería del más puro quietismo …

En el dominio del verso -en la poesía- se dan muchos casos de repeticiones voluntarias, y por tanto, legítimas. El escritor se sirve de esta repetición para poner en relieve, para destacar lo que quiere decir.
EJEMPLOS:

«La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.»

(García Lorca)

«Llovía, llovía, llovía, como si nunca hubiera llovido sobre
la tierra.»
«Millones, millones y millones de estrellas.»

Pero la repetición, aun querida, puede resultar malsonante. Como, por
ejemplo, en aquellos versos de Corneille:
«Pompeyo tiene el corazón grande, el espíritu grande, el
alma grande – y todas las grandezas propias de un gran rey »

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter