Educacion Valencia

EL TALENTO SE AHOGA EN LAS ESCUELAS

Pedro Hermosilla

“El talento se ahoga en las escuelas”, no lo digo yo, lo dice Céline Alvarez (así sin tilde), pedagoga francesa agallegada por parte de padre. Abanderada de las teorías de Montessori (tantas modernidades y los métodos de doña María llevan un siglo pupulando por esas escuelas del orbe), decidió aplicarlas, a su manera, a los niños de entre tres y seis años que le cayeron en suerte. Experimentó y midió.

Resultado: Que los niños más rezagados  se pusieron al día poco a poco y aprendieron a leer correctamente. Que al mezclar niños de distintas edades se produjo el llamado “efecto arrastre” en el que los mayores tiraban del progreso de los más pequeños. Que las conexiones neuronales (después de aplicarles una resonancia electromagnética) estaban mucho mñas desarrolladas que las de los niños “normales”

¿Cómo lo hizo?

Doña Céline nos da cuatro claves :

-Un entorno que los estimule.

– Una didáctica basada en la exploración.

– Responder a sus inquietudes, intereses y curiosidades para adaptarlos a contenidos                curriculares.

-Amor y empatía, sin los cuales ningunos de los tres anteriores son válidos.

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter