Deportes Fútbol Valencia

SEGUNDA CARTA ABIERTA DE UN BÉTICO A LA AFICIÓN “CHÉ”

Pedro Hermosilla

Queridos hermanos “Chés”:

Hoy de nuevo me tengo que rendir a vuestro renovado y ennoblecido carácter futbolístico. La jornada pasada nos llenasteis la red de tantos, pero hoy habéis demostrado vuestra profesionalidad y vuestra honestidad, jugando como si se tratara de una final lo que en realidad solo era la disputa de tres puntos. Ahí reside la honradez laboral de esos jugadores que tenéis en la plantilla.

Nosotros ganamos también, tres puntos más en nuestra cosecha, que nos acercan más a lo que yo considero que debe ser nuestro primer objetivo: 42 puntos. Ya estaba satisfecho , adoro a ese entrenador que tenemos (como el que tienen ustedes) que tanto en las victorias como en las derrotas se centra casi exclusivamente en los aspectos a mejorar.

Pero  nos hicisteis pasar  una tarde, más que redonda, esférica, con vuestro pundonor y fútbol percutor a tiempo completo, nos colocasteis (nos colocamos), de manera, esperemos que lo sea poco momentánea, quintos en la tabla y en puestos europeos. Además de hacerlo contra nuestro eterno rival (en mi caso, no enemigo) sin parar de intentarlo hasta que el trencilla decidió que ya era bastante.

Ustedes y nosotros estamos disfrutando, sigamos así. Hagámoslo con humildad y caballerosidad, démosle al vertedero que supone el fútbol una brizna de esperanza de recuperar su épica y su sentido lúdico, sin violencias ni agresividades. Mucha gente se rió de nuestra situación en las temporadas anteriores…enseñémosles el camino del respeto y de las buenas formas, ahora es el momento de hacerlo, ahora que estamos arriba.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter