Fútbol Valencia

¡AHORA, MESTALLA, AHORA!

El Murciégalo

Ahora es el momento clave para quitarnos de encima a un, quién lo iba a decir, rival directo. Estamos dos puntos por encima que mañana pueden ser cinco sobre las ocho y media de la tarde. En realidad pueden ser más de cinco, eso de que las matemáticas no fallan a veces es irreal. El Sevilla viene de dos palos recibidos en Bilbao y Rusia, y ha demostrado que contra equipos de cierto empaque es muy posible que palmen. La flor les  ha emigrado del trasero.

El Valencia, a día de hoy, es el segundo equipo de la liga española (primero si triunfa Puigdemón) y debe hacer valer su jerarquía.

Digo que son más de cinco puntos porque una derrota contundente en Mestalla, acallará los gritos al son del Arrebato en el Pizjuán para dar hueco a los de “Berizzo, vete ya” o al clásico “Directiva dimisión”, y ¿por qué no?, a algo así como “Monchi te queremos; Monchi, vuéltete”.

Agrandar la incipiente crisis en Nervión, supone poner tierra de por medio con él hasta que espabilen y reconduzcan la situación, si lo hacen. Supone dejar de mirarlos para fijar otro objetivo: el Atlético de Madrid, que no parece tan sólido como en campañas anteriores. Estamos ahí arriba y hay que saber competirlo pasito a pasito…tacita a tacita.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter