El Arte de Escribir Valencia

“NOSOTROS”

EL ARTE DE ESCRIBIR

“NOSOTROS”

En español, cuando se quiere evitar la petulancia del “yo”, se cae a veces en el formulismo del “nosotros” -o “nos”-, fórmula ésta no siempre apropiada.

En las crónicas y reportajes publicados en la prensa es frecuente leer: «Ayer visitábamos al Dr. X. en su clínica de …) Lo que no resulta exacto si realmente el que visita es uno solo. Más apropiado sería: «Ayer visité al doctor X … O: «Estuve en casa del Dr. X:»

Tampoco es correcto, en la entrevista o reportaje, escribir: «Preguntamos al Profesor X). Debe decirse pregunto, si soy yo sólo el interrogador.

En cambio, es aceptable escribir: «El Profesor X nos dice». Y ello porque, en este caso, hago partícipe al lector de la respuesta, es decir, porque el Profesor X, en realidad, al responder a mis preguntas, me contesta a mí, que le pregunto, y al lector que lee. Su respuesta, en el caso de ser para un periódico, es una declaración pública.

En los artículos y ensayos, el problema es diferente. Si se escribe en nombre de una institución o empresa -caso de los artículos de fondo o editoriales de un periódico-, entonces debe emplearse siempre la primera persona del plural. Aquí es preceptivo decir «creemos», «opinamos», «nos parece», porque quien escribe no lo hace en nombre propio, sino como portavoz de un equipo de pensamiento.

También se suele emplear dicha fórmula en los artículos firmados o en los libros didácticos. Es lo que los gramáticos llaman el «plural de modestia». «Nosotros -escribe Gili y Gaya- representa a un sujeto singular en el plural de modestia, como el que emplea, por ejemplo, un escritor al hablar de sí mismo, diluyendo en cierto modo la responsabilidad de sus palabras en una pluralidad ficticia: nosotros creemos, en vez de yo creo. Hoy parece ganar terreno el uso del yo, pero muchas personas lo estiman insolente y pedantesco … » «Paralelamente al nosotros de modestia -dice más adelante Gili y Gaya-, ha tenido y tiene todavía mucho uso el posesivo nuestro con el mismo sentido. Al decir en nuestra opinión, un escritor se incluye en una pluralidad ficticia, en la cual no aparece tan en primer término como si dijese en mi opinión.
En verdad, la modestia nunca está de más, pero la falsa modestia suele a veces despertar la suspicacia del lector. Por ello lo recomendable es que se medite mucho antes de decidirse por el «nos» o el «yo». Será aceptable la primera persona del plural siempre que se trate de emitir una opinión o juicio que, en primera persona, pudieran resultar presuntuosos. Lo que no es admisible es utilizar el «nosotros» en un relato
cuando el sujeto es singular.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter