A CONTRACORRIENTE Valencia

LOS DE ANTES Y LOS DE AHORA

Enrique Arias Vega

(Periodista y Escritor. Ex director de publicaciones del Grupo Zeta, y de varios diarios pertenecientes a este grupo de comunicación)
A CONTRACORRIENTE

Se atribuía a Miguel de Unamuno la frase (probablemente tan apócrifa como la mayoría) de que él sólo leía a los autores muertos; que con los vivos, en cambio, prefería hablar con ellos.

A mí, por edad y por razones profesionales, me sucede justamente lo contrario. He tratado con muchos y magníficos escritores ya fallecidos: Mario Benedetti, Miguel Delibes, Camilo José Cela, Vázquez Montalbán, Eduardo Galdeano… Y no conozco personalmente, sin embargo, a los autores actuales, a quienes también leo con placer, debo decirlo, y que no desmerecen literariamente en absoluto a los de la generación anterior.

Con los políticos me sucede otro tanto, en cuanto a relaciones personales, que conocí a muchos en otra época, pero, en cambio, los actuales, a los cuales no trato, no les llegan a la pantorrilla a los de antes. Veamos.

¿Dónde hay en la actualidad gente con la capacidad política de Adolfo Suárez, Santiago Carrillo, Rodríguez Sahagún, Solé Tura… o de aquéllos que rondan ya los ochenta, como Felipe González, Pasqual Maragall u otros?

La diferencia, a mi modo de ver, no radica que en los anteriores fuesen más listos o en que los de ahora no hayan pasado del Bachillerato. En absoluto. La diferencia más significativa y relevante, es que los de aquella denostada generación del 78 supieron anteponer los intereses colectivos y las ansias compartidas de convivencia a sus propios intereses personales. E hicieron toda clase de sacrificios para poder conseguirlos.

Los de ahora, en cambio, dispuestos a lograr para ellos cuotas de poder al precio que sea, parecen preferir que todo estalle con tal de no bajarse del machito mientras puedan.

Lamentable.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter