El Arte de Escribir Valencia

CARTAS PRIVADAS

EL ARTE DE ESCRIBIR

LAS CARTAS PRIVADAS
En las cartas privadas es casi obligatoria la sencillez, la naturalidad.
Una misiva engolada resulta insoportable. También es imperativa la sinceridad. Esa «conversación por escrito» que es la carta, exige desnudar el alma, abrir nuestros sentimientos al destinatario, decir todo lo que espontáneamente se viene a la pluma, sin miedo ni hipocresía. (El lector puede encontrar modelo de este tipo de cartas en los epistolarios de Santa Teresa, Quevedo, Lope de Vega, Jovellanos, Ganivet, Menéndez Pelayo, Valera y Alarcón).
En algunos manuales de Redacción se insertan ciertas normas para escribir cartas a parientes o amigos. Y ello, se dice, porque tales cartas «son las que más llenan las sacas de Correos»,

Nos parece excesivo el querer dar normas para este tipo de misivas. Baste consignar lo dicho más arriba al definir la carta como una conversación por escrito. En la epístola a un amigo o pariente conviene escribir como si se estuviera hablando con el destinatario. Y, para ello. es imperativo saber expresar – dar forma- a nuestro estado de ánimo y sentimientos.

Muy recomendable en estas cartas es no escribir nada inconveniente. Evítense las excusas falsas, por ejemplo: «… hace mucho tiempo, que pensaba escribirte, pero, si te digo la verdad, no he tenido tiempo material para ello» Mentira piadosa que no creerá el destinatario porque todos sabemos que, cuando de verdad se quiere escribir una carta, siempre se encuentran unos momentos libres para hacerlo.
Tampoco es muy diplomático justificar nuestra pereza diciendo: «Ya sabes, querido amigo, que, para mí, escribir es un verdadero martirio». Confesión ésta ofensiva, porque escribir a un verdadero amigo debe ser siempre tarea grata y porque equivale a pedir que se nos agradezca nuestro «sacrificio».

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter