El Arte de Escribir Valencia

LAS CARTAS(I)

El arte de escribir.

Las cartas. (I)

E l hecho de que todos -quien más, quien menos- hayamos escrito múltiples cartas en nuestra vida, no quiere decir que seamos maestros en el arte epistolar, ni que escribir cartas sea una cosa sencilla. Más bien diríamos, que una carta «bien hecha» es de los géneros literarios más difíciles. Se la ha definido como una «conversación por escrito». Pero también la conversación tiene su arte. Excepcional conversador fue Sócrates y su gran lección en este arte del diálogo, fue la de adaptarse su interlocutor, (Sócrates hablaba con el zapatero, «en zapatero» y con el filósofo “en filósofo”).

Pues bien, al escribir una carta, debemos tener en cuenta la lección socrática: lo que quiere decir que debemos adaptar estilo y tono a la especial psicología, carácter y cultura del destinatario.

Dígase lo que se quiera, no ha pasado aún el arte de escribir cartas. Lo prueba el interés del gran público por los epistolarios íntimos de las grandes figuras de la historia. Y ello porque la carta es el cuenco donde .se recogen los ecos de la más íntima sinceridad.

Dos requisitos esenciales exigen el arte epistolar, uno de fondo y el otro de forma: confianza en sí mismo y espontaneidad en el estilo. Hay que escribir siguiendo fielmente al propio pensamiento, para no desviarse del objetivo deseado.

TIPOS DE CARTAS. – Las cartas suelen clasificarse en privadas, comerciales y eruditas. En la actualidad habría que incluir la modalidad del “e-mail” que está arrinconando a las tres anteriores. Como esta moderna forma de comunicación epistolar debería seguir las mismas normas de siempre, la que más nos interesa, de momento, es la correspondencia privada. A las cartas comerciales dedicaremos unas breves líneas. En cuanto a las eruditas tampoco son de nuestra incumbencia por una sencilla razón: porque, por regla general, sus autores escriben tales epístolas pensando en la posteridad, en la “galería”. A estas cartas suele faltarle espontaneidad y sobrarle efectismos.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter