Cultura LA SALVAJE POESÍA DEL ROCK Valencia

LA SALVAJE POESÍA DEL ROCK VI: TRIANA(ROCK ANDALUZ)

Pedro Hermosilla

Hay grupos que tocan el alma sin necesidad de ser ni superventas, ni llenar estadios; que marcan una época que se alarga en el tiempo hasta hacerse intemporales. Por su valentía y por una apuesta pionera teniendo la fusión y la calidad como banderas irrenunciables.

“Tu libertad es como el viento, 
que se mueve donde quiera que va. 
Dame tu aroma y tu aliento”. 

Triana sin duda es uno de ellos, no se entiende las décadas de los setenta y ochenta, sin una tonada suya. Mezcla bases y letras flamencas en pentagramas propios del rock psicodélico y transgresivo de Pink Floyd, de Asia, de Yes y , ¿por qué no?, de Led Zeppellin.

 

“En tus ojos vi correr 
como el torrente de un río 
que me canta al amanecer 
lo mucho que te he querido”. 

Sobre ritmos de bulerías fueron capaz de aglutinar sonidos, en principio, incompatibles. Fueron los primeros en tirarse “al lago” del camino de las fusiones que se darían en épocas posteriores con distinta suerte en los resultados.

“Cae el sol que da la vida 
y camino sin andar. 
He encontrado una sonrisa”.

Letras simples, naturales y costumbristas que adquieren potencia al integrarse con  sus inéditas y ambiciosas combinaciones musicales.

 

“Ya mi niño se ha dormido 
y sueña con ir a jugar 
por los caminos distintos 
que vienen del más allá”. 

Amor más que desamor, naturaleza más que ladrillo. ROCK ANDALUZ.

“Quiero sentir algo que me huela a vida, 
que mi sangre corra loca de pasión;
descubrir la música que hay en la risa, 
la luz profunda y el amor”. 

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter