El Arte de Escribir Valencia

PUNTUACIÓN. LAS COMILLAS

cabina "presurizada"

EL ARTE DE ESCRIBIR

Las comillas.
He aquí otro signo ortográfico que, bien empleado, sirve en ocasiones para destacar una palabra o una frase, pero del que no conviene abusar, ante todo por razones de estética tipográfica.

Las comillas (« ») sirven para destacar una cita o una frase reproducida textualmente.

EJEMPLOS:
y yo le dije: «¡Caramba! ¡Estás desconocido!
César, antes de pasar el Rubicón, dijo: «La suerte está echada».
También se pueden utilizar las comillas cuando se quiere dar cierto énfasis a una palabra, o, simplemente, un sentido irónico.
EJEMPLO:
Nunca recibí un ataque tan «caballerosos, como el que acaba de hacerme tan «digno» contrincante.
Suele utilizarse también este signo ortográfico cuando se escribe una
palabra nueva (neologismo o barbarismo) o algún vocablo poco conocido -tal es el caso de una palabra propia de una determinada jerga profesional-.
EJEMPLOS:
Las cabinas «presurizadas» son indispensables para los vuelos de gran altura.
Esto de los «ciceros» y de los «puntos», no acabo de entenderlo bien.
El peligro de las comillas está en el abuso. Escritores hay que entrecomillan las palabras suponiendo que así, la frase resulta más intencionada o más «graciosa». El resultado suele ser antiestético, tipográficamente, y hasta contraproducente. Cuando se abusa de las comillas, el signo pierde fuerza y acaba por ser prácticamente insignificante.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter