Actualidad Educacion Valencia

LA VALENTÍA DE DEFENDER TU OPINIÓN… CON RESPETO

Luis G. del Real

“Tú te callas”, “Eso no es así”, “no tienes ni idea”… son expresiones que utilizamos continuamente para dejarle claro a alguien que tenemos razón acerca de algo.

Cada persona tiene su propia e individual visión de todo y, por tanto, es subjetiva a la hora de valorar los razonamientos ajenos, por lo que tendemos a considerar cualquier atisbo de opinión diferente a la nuestra como contrario a la verdad absoluta de la que, no puede ser de otra manera, siempre estamos en posesión.

El debate sobre si la verdad absoluta existe o no sería más propio de una reflexión filosófica (y no es éste el caso) aunque sí podemos admitir que hay verdades obvias, realidades que no se pueden discutir como que “si llueve, llueve” o que  “si introduces una mano desprotegida en agua hirviendo, te quemarás”. Sin embargo, en nuestro día a día las discusiones no suelen girar en torno a ese tipo de “obviedades” sino acerca de  temas “abiertos”; es decir, que permiten distintas interpretaciones y posicionamientos. Ahí es donde se producen los conflictos. Y nos gusta, no lo neguéis.

Alguien, podrá recordar aquello de que “dos no discuten si uno no quiere”, pero la expresión, aunque manida, es poco acertada porque actuar así no sólo eleva al que huye de la confrontación al estatus de héroe o mártir, sino porque uno no debería dar su brazo a torcer simplemente por evitar discutir con los demás. No creo yo (opinión personal y, por tanto, discutible) que ésa sea la solución. Nadie debería renunciar a la propia convicción por evitar un conflicto. Esa solución estaría más bien (seguimos opinando a título individual) en poder defender nuestras opiniones sin miedo a ofender o a sentirnos ofendidos por ello.

El escritor británico Ian McEwan opinaba hace poco que “la gente debería acostumbrarse a oir opiniones distintas a la suya”. Supongo que con respeto, eso no debería suponer ningún problema.

El respeto es, pues, fundamental. De hecho, no son pocos los expertos que están convencidos de que el respeto debería ser un valor trabajado desde la infancia.

Y  lo podemos aprender, enseñar e implementar sin coste alguno.

Es gratis y no tiene precio.

Es sólo mi opinión.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter