El Arte de Escribir Valencia

PUNTUACIÓN: GUIONES Y PARÉNTESIS

FLORIDA

EL ARTE DE ESCRIBIR

Guiones y paréntesis.
En los guiones, hay que distinguir el “guión menor”, signo que sirve para indicar, al final de un renglón, que una palabra no ha terminado y continúa en el siguiente. También se usa en determinados compuestos: por ejemplo, cuando se quiere indicar oposición y no fusión. Así, «hispano americano», sin guión, es el nativo de uno de los países de la América donde se habla español; «hispano-americano», con guión, puede referirse a un conflicto entre España y América, como, por ejemplo, la guerra de 1898.
El guión mayor, o raya, sirve para separar elementos intercalados en una oración; representa un grado mayor de separación que las dos comas que encierran, por ejemplo, la oración incidental.
Los paréntesis sirven para separar, dentro de una oración, aquella misma especie de elementos incidentales, pero con mayor grado de separación aún del que indican los guiones.
Es decir, que emplearemos las comas, los guiones o los paréntesis, según el mayor o menor grado de relación que. tenga lo incidental con lo que estamos escribiendo.
EJEMPLOS:
Hombres, mujeres y niños, apelotonados dentro del autobús, parecían sardinas en lata:
Hombres, mujeres y niños -los había para todos los gustos- se apelotonaban dentro del autobús.
El mariscal Von Paulus (nacido en 1890) fue un hombre enigmático y del que será difícil decir si fue leal o traidor a su patria.

Nota. – Cuando una oración o frase entre paréntesis aclara otra que va entre comas-es decir, cuando se trata de una oración incidental dentro de otra también incidental-, se pone la coma fuera del paréntesis. Así: «Guillermo, que fingía dormir en su diván (ante todo por su seguridad), estudiaba al mismo tiempo la situación».

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter