El Arte de Escribir Valencia

PUNTUACIÓN. DOS PUNTOS

EL VIEJO PROFESOR

Dos puntos.
EJEMPLOS:

-Tres nombres destacan en la poesía española contemporánea: Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y Federico García Lorca.
-No se me puede condenar por lo que he dicho: la verdad, lealmente expresada, no puede ser delito.
-Al entrar en la habitación, me dijo: «Acabo de llegar de Segovia … »,

En el primer ejemplo, los dos puntos indican que, tras ellos, viene una enumeración de elementos incluidos en la primera frase. En el segundo, la primera frase tiene su consecuencia en la segunda. El tercer caso, el más frecuente, es el de transcripción o cita de lo dicho por otra persona.

EJERCICIOS
En los ejercicios siguientes se han omitido los “dos puntos”. Coloque este signo donde el sentido de la frase lo exija. Salvo este detalle, el resto de la puntuación es normal.
1. El holgazán acaba ordinariamente sus días en la mayor miseria y abandono justo castigo que recibe el que se entrega a la ociosidad.
2. Don Joaquín Costa dijo “Los árboles son los reguladores de la vida”.
3. En la familia del representante de la Casa X, hay también dos hijas Isabel y Julia.
4. En la escuela era un rebelde; sus profesores decían “Es inteligente; pero insoportable”.
5. No aflige a los mortales vicio más pernicioso que el juego por él gentes muy acomodadas han venido a caer en la mayor miseria.

(Podrá comprobar la solución en “Comentarios”)

print
Comentarios

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • Solución:
    Las frases propuestas quedan corregidas colocando el signo “dos puntos” a continuación de las palabras que se indican:
    1: abandonan
    2: dijo
    3: hijas
    4: decían
    5: juego

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter