REINA DE LA LUZ

Luis G. del Real

Se esconde la luna cobarde

tras nubes oscuras de noche;

las estrellas, que con nervio arden,

le susurran que ni te roce.

 

Que evite, su blanco, tocarte,

oculto antes de que sea tarde;

que el fuego en tus ojos brillantes

devora lo que halla delante.

 

Que no es enemiga temible

o  rival que a ti te amenace,

que no se le ocurra retarte.

 

Que no intente ni compararse,

y sea a tu mirada invisible,

no sea que su trono le quites.

print

Se el primero en comentar on "REINA DE LA LUZ"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*