El Arte de Escribir Valencia

LA DESCRIPCIÓN Y SU TÉCNICA

EL ARTE DE ESCRIBIR

Todo el que escribe se enfrenta alguna vez con el problema descriptivo. Incluso un simple informe, a veces, lleva implícita una somera descripción. Describir bien lo que vemos es fundamental; pero la tarea no es tan fácil como pudiera creerse. Tan importante es esta materia que se ha dicho, con razón, que la descripción «es la piedra de toque de los buenos escritores». Y ello porque el que describe debe provocar en la imaginación del lector una impresión «de algún modo equivalente a la impresión sensible».

Describir es conseguir que se vea algo -un objeto material o un proceso espiritual-: ES PINTAR. Una descripción es UN CUADRO, dice Ranlet.

El arte para describir -dice Albalat- constituye, en cierto modo, el propio fondo de la literatura. «La descripción -añade- es la pintura animada de los objetos. -Es un cuadro que hace visibles las cosas materiales. La descripción ha de ser viva. Dar la ilusión de la vida por medio de la imagen sensible y del detalle material, he aquí el fin de la descripción. Una descripción es buena cuando está viva, y está viva si es real, visible, material, ilusionante».

«Ni siquiera en los textos más descriptivos el que lee o escucha- ve surgir verdaderas imágenes … Sería desconocer por completo la esencia del lenguaje poético, pensar que es posible ponerlo de algún modo en competencia con la pintura.»

Las artes plásticas -escultura y pintura- están más cerca de lo sensible porque los medios materiales que emplean son ya como un remedo de la realidad: la materia se acerca a la naturaleza sirviéndose de los colores o las formas. En literatura sólo disponemos de un material:
LAS PALABRAS, compuestas de unos signos, digamos «cabalísticos », las letras. Y con esa «materia prima», con las palabras, hemos de hacer ver al lector lo que nosotros estamos viendo con nuestros ojos.

Hemos dicho que no sólo se describe lo material, el mundo físico, externo ; sino que también puede ser objeto de una descripción lo espiritual, el mundo psíquico, interno. Pero describir un’ proceso anímico exige dotes especiales. El tema exigiría, de por sí todo un capítulo, si hubiéramos de estudiarlo a fondo.

Dentro, pues, de nuestro campo de estudio, podemos considerar dos tipos de descripción:

a) La descripción técnica o instructiva cuyo fin es dar a conocer un objeto; sus partes y finalidad.

b) La descripción literaria, cuyo fin es provocar una impresión (agradable o desagradable) o un sentimiento (dolor, alegría admiración …), mostrando lo que describimos de manera que cause la impresión o sentimiento que nos hayamos propuesto.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter