Poesía TU POEMA Valencia

RENACER

Luis G. del Real

 

Volé envenenado de tus alas,

te acompañé tomándolas por mías,

convertí  en tuya nuestras dos vidas:

un viaje único para dos almas.

 

El horizonte no se acababa,

creía ignorante en tu vuelo infinito;

por eso  al soltar de mí tu garra,

no me dio miedo caer sino el vacío.

 

Un instante de silencio y nada

seguido de huesos rotos en seco

contra una mentira disfrazada.

 

Tendría que ser, debería haber muerto,

pero me alcé con dura coraza

hecha con la hiel de tus sentimientos.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter