Fútbol Valencia

VALENCIA-ATLÉTICO DE MADRID: NADA A NINGUNO

El Murciégalo.

Era previsible; dos equipos fundamentados en la solidez defensiva y que hacen del contraataque una de sus armas principales para arañar puntos  no han sido capaces de cambiar los ceros del marcador. Uno totalmente sedimentado y con los patrones de juego bien estudiados, otro en construcción e intentando adaptarse a las nuevas incorporaciones. Han sido mucho mejores las defensas que los atacantes.

No es mal resultado, todavía me acuerdo del baño que nos dio el Atleti el año pasado. El Valencia ha hecho lo que se le viene pidiendo ya hace varias temporadas: competir. Se ha puesto a la altura de un equipo como el Atlético, así como la semana pasada en el Bernabéu contra los merengues. Cosa impensable hace bien poco, gracias Marcelino.

Bien los nuevos, me gusta su disposición y su descaro. Tanto que no sería extraño que uno de ellos acabara por comerle la tostada a Rodrigo y Mina y acabara acompañando a Zaza en la parte alta del esquema.

 

Mi debilidad: Kondogbia, impresionante el desgaste, el corte y la capacidad de decisión de este chico ¿Qué le pasa a Garay que tiene tantos problemas musculares siempre?

Homenaje a Pablito Aimar, ¡qué bien nos vendrías arriba, pibe!

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter