CORTA Y AL PIE (AYUDA PARA CACHORROS) Educacion Valencia

LA CÉLULA: UNA CANIJA FUNDAMENTAL

Pedro Hermosilla

Es la parte más canija de los seres vivos que tiene vida propia, es decir, que puede ir a su bola. Cumple, como ser vivo, con las tres funciones vitales que vimos en el primer apartado de “CORTA Y AL PIE”, el que hacía referencia a “Los seres vivos”: nutrición, relación y reproducción.

La célula tiene los siguientes elementos:

  • La membrana celular: es lo que envuelve a la célula, los muros del castillo.
  • El citoplasma: es el líquido que hay dentro de la membrana.
  • Los orgánulos (u organelos): que flotan en el citoplasma y son los encargados de “currar”( fabricar sustancias, obtener energía… etc).
  • El núcleo: es el orgánulo más importante, tanto que tiene su propia muralla que la separa de los demás: la membrana nuclear. Ahí se encierra el material genético y los elementos necesarios para que la célula se reproduzca. También es el “cerebro de la célula”: el que dirige las actividades celulares.

Lo siento, esta parte sólo se puede asimilar estudiándola, la memoria aquí es importante. Pero espero que la explicación os haya servido para hacerlo.

Otra de las preguntas que suelen poner los profes en las pruebas  cuando examinan “de la célula” es la diferencia entre una célula animal y una vegetal. Son muy sencillas de diferenciar:

  • La célula vegetal tiene la membrana celular mucho más gorda que la animal, tanto que no se le llama membrana sino “PARED CELULAR”.
  • Además, tiene unos orgánulos especiales que sólo poseen las plantas (la mayoría, no todas), verdes como una rana o como un marciano: los cloroplastos, que son los encargados de fabricar energía mezclando la luz del sol, el agua y otras cosas … que ya explicaremos en la FOTOSÍNTESIS.
print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter