Deportes Valencia

¡ESPARTAÑOS!

Valen Segoviano

Como auténticos guerreros, así se han comportado los jugadores de España ante una Croacia de altura.

Ambos equipos llegaban al choque empatados a puntos y, desde el primer segundo del mismo, se vio por qué el grupo balcánico tampoco había cedido un solo partido a lo largo de este Eurobasket.

El primer cuarto fue suyo, con España siempre detrás en el marcador, aunque el ritmo frenético (se anotaron 5 triples seguidos) no pareció afectar a los nuestros, que – a falta de 1 segundo para el final – se ponían por delante 20-21.

En el segundo cuarto, Ricky y los demás se pusieron el mono de trabajo y consiguieron un resultado a favor de 32-38.

En el tercer cuarto despertó su mejor jugador, Bogdanovic, que empezó a anotar desde todas las distancias; haciendo que el resultado al término del mismo girara de nuevo a su favor por un mínimo 54-53.

Llegados al cuarto tiempo, todo el mundo sabía ya que la cosa no se iba a decidir hasta el final. El resultado estaba muy ajustado y no iba a ser hasta el minuto 8 que España se despegaba ligeramente en el marcador 63-68. Sin embargo, a falta de 1 minuto y 20 segundos para la conclusión del partido, los árbitros se iban a convertir en protagonistas por un instante: le pitaban una falta personal a Pau Gasol y después una técnica por protestar, más otra a Scariolo por el mismo motivo. Tiros libres y posesión. Los croatas no se lo podían creer: de estar a 5 puntos habían pasado a estar a 1. Los aficionados de uno y otro país se mordían la camiseta ya que a falta de 20 segundos para la conclusión del encuentro España ganaba sólo por 1 y parecía que cualquier cosa podía pasar…

Parecía…

Porque en esos segundos España supo luchar y sufrir como nunca y acabó venciendo por 73-79.

Como ESPARTAÑOS.

¡Aú, aú, aú!!!

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter