El Arte de Escribir Valencia

¿”DEBER” O “DEBER DE”?

EL ARTE DE ESCRIBIR

He aquí otro de nuestros frecuentes tropiezos con el lenguaje: el uso indebido del “deber” y “deber de”. Con dos ejemplos quedará todo aclarado.

“El profesor debe venir a las 12, porque a esa hora comienza su clase”

“El profesor debe de venir a las 12, porque salió de su casa hace ya media hora”

En el primer ejemplo se expresa una idea de obligación; en el segundo, de suposición.

Por tanto, deber equivale a obligación; deber de, a duda, suposición.

PRÁCTICA:

Indicad las faltas que se observen en los siguientes ejercicios y escibid las formas correctas:

El alumno debe de corregir las faltas que vea en los ejercicios.

Correción. El alumno debe corregir…

1.- Debo de subir en ese avión; son órdenes recibidas.

2.- Debió de subir en aquel avión, porque yo lo vi salir del hangar.

3.-Ese coche debe ser un “Cadillac”.

4.-Debes de tener en cuenta lo que te dice el profesor.

5.-Debes de haber pasado muy mala noche; tienes mal aspecto.

6.-Los niños deben estar durmiendo ya, porque no se oye ruido alguno.

7.-Eso debe ser castillo o fortaleza.

(solución EN COMENTARIOS)

print
Comentarios

3 Comments

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter