COLABORACIONES Valencia

DIVERSIÓN CON BANDERAS: AUSTRALIA

Cheldon Cúper

Maj po, jup!!

El 3 de septiembre se celebra el “Día de la Bandera” en Australia.

Australia  es un país de Oceanía que ocupa la principal masa continental de la plataforma llamada Sahul (continente australiano), una región geográfica conformada por Australia, Tasmania, Nueva Guinea y diversas islas adyacentes, además de algunas islas en los océanos Pacífico, Índico y Antártico.

Los países más cercanos a Australia son Indonesia, Timor Oriental y Papúa Nueva Guinea al norte, las Islas Salomón, Vanuatu y  Nueva Caledonia al noreste, y Nueva Zelanda al sureste.

Australia es el sexto país más grande del mundo con una superficie de 7 741 220 km², y su capital es Canberra.

El nombre de Australia deriva del latín Australis, que significa “sur”, aunque puede que no sepas que, desde hace mucho, al país se le llama coloquialmente “Oz”. De ahí el término “Aussie” que se utiliza normalmente para hacer referencia a un “australiano”.

La bandera australiana fue adoptada el 3 de septiembre de 1901 y su fondo es azul, simbolizando la justicia. Sobre el extremo izquierdo superior está la bandera inglesa (Union Jack), recordando el hecho de que Australia fue una colonia británica. Justo debajo de ésta hay una estrella grande que representa la Federación Australiana. La estrella tiene siete puntas: una representando a la Federación, y las restantes a los Estados: New South Wales , Queensland, Victoria, Tasmania, South Australia y Western Australia. En la parte derecha de la bandera está “la Cruz del Sur”, ya que en Australia se ve con toda claridad esta constelación.

SIbI’Ha’ qaleghqa’!

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter