Valencia

SOY “RETROANALÓGICO”

Rompetechos.

Hoy la vida es trepidante: todo ocurre muy rápido. Las tecnologías han conseguido que haya un reportero en cada lugar del mundo, solo hace falta un smarphone, vamos un teléfono con hilos para tontos.

No digo que un buen uso de estos aparatejos se considere como evolución y revolución de la información. No, no me refiero a eso. Me refiero a que a veces el uso se convierte en abuso  y anteponemos nuestra “vida virtual” a nuestra “vida normal”. Esa de mirarse a los ojos, pasear con la mano amorosa de tu pareja apretando la tuya, esa de quedar con los amigos a pasar un buen rato de charla y de risas…esa de disfrutar de aquello que los sentidos tienen a bien ofrecernos. A que te digan “Me gustas” moviendo los labios y no con un dibujito con el pulgar hacia arriba.

Podría poner muchísimos ejemplos más de la vida tecnológica de hoy…pero me quedo, sin duda, con mi vida analógica de ayer. He vivido las dos y prefiero  ese teléfono con cable retorcido: es mucho más humana.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter