Actualidad Cultura Valencia

EY, MAESTRO, DAME UN CURRO O TE SECUESTRO…

Pedro Hermosilla

Las colas del paro pueden convertirse en  “batallas de gallos”, lo que no las harán menos trágicas, aunque sí más divertidas.

El Ayuntamiento de Huesca (nos da igual de qué partido, no estamos aquí para hablar de política sino de educación, cultura y deporte) ha organizado un curso de rap para los desempleados  de la ciudad aragonesa. Jóvenes parados de entre 16 y 35 años tienen derecho a apuntarse y asistir a las 26 horas de clase de las  que consta. Tres mil mortadelos están presupuestados para ello.

Los objetivos del curso son “fomentar la creatividad, la confianza, mejorar el lenguaje, trabajar en equipo, fomentar la autoestima y reorientar posteriormente a los jóvenes a otras actividades dentro de la formación reglada, siguiendo los itinerarios establecidos”, según fuentes municipales. Una apuesta por la educación no reglada y que forma parte de los recursos de muchos maestros en la actualidad, por raro que suene.

Los partidos de la oposición están que trinan porque dicen que eso es quemar los recursos destinados  para el Plan de Empleo.

Esperamos ansiosos los resultados. La prueba final es recitar el currículo en Rap. Para no perdérselo.

 

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter