Cultura LA SALVAJE POESÍA DEL ROCK Valencia

LA SALVAJE POESÍA DEL ROCK: MAREA

Pedro Hermosilla

Kutxi Romero con su “Marea” (nombre que fue la opción “B” porque estaban encaminados a llamarse “La Patera”, cosas del directo y de las patentes) son otros de los baluartes de la poesía como base de algunos grupos de rock.

“ Le dije que a la noche por los poros me salían mares,
soñando que me hablaba y me agarraba a sus cuerdas vocales,
que no hay quien pueda dormir escuchando mi latir,
que parece que está masticando cristales.”

Estos, después de una cuantas idas y venidas por los escenarios, siguen manteniendo los sonidos que les lanzaron a la fama. No se observa tantos cambios como en grupos como Extremoduro, con quienes tienen una estrecha relación y múltiples colaboraciones, sobre todo con su guitarra “Uoho”.

“Yo me quedo aquí a tender mi pena al sol 
en la cuerda de tender desolación, 
luego empezaré a coser “tequieros” en un papel 
y a barrer el querer con los pelos de un pincel.”

Sus seguidores (entre los que me encuentro) disfrutan al alimón de un sonido rockero, potente e incontestable y del deleite de una poesía sublime, salvaje y muy lorquiana de Kutxi. (Se atreven con acierto irrebatible a ponerle música rock al “Cuidad de los Gitanos” de Federico).

“…Y sé que entre los males nos lloverán cristales:
Yo iré descalzo y tú desnuda; 
al son del amor, del ronco tambor que toque la luna. 
Vamos a trepar a la copa de este sol de enero, 
y a hacer un nido en su ramaje. 
Y allí reírnos viendo como a cada minutero 
se lo devora el oleaje.”

Temas ricos en metáforas, personificaciones y autocastigo. Rock de alta calidad aliñado con una carga lírica fundamental en sus composiciones. De lo mejor con Fito y Extremoduro. Larga vida a Marea.

“Ayer puse el sol a remojo, 
quise volver a ser el perro verde; 
hoy tengo los ojitos rojos, 
estuve bailando con la mala suerte. 
Le he contado mi vida entera 
brindándole al aire mi voz cazallera; 
bailé en su vestido borracho de pena. 
Me bebí la razón, me fumé el corazón… 
y no volveré a verte. 
No pude juntar el agua con aceite, 

Y cuando las estrellas salen 
ya estoy colgado del jirón de un sueño. 
El mundo entero no me vale, 
ayer por la noche me estaba pequeño.” 

 

 

 

 

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter