SOLILOQUIOS DE UN JAMELGO Valencia

PARTE II: CÓMO EXPLICAR A UN NIÑO EL ATENTADO DE BARCELONA

El Jamelgo.

Dado el éxito que tuvo el primer artículo-lo cual demuestra el interés del personal por estos temas-, sigamos hocicando un poco en él.

Dentro de la cabeza del niño pequeño (de 4 a 8 años, depende del grado de madurez), la muerte, sencillamente , no existe: es una cosa de películas, algo extraño que ve por televisión. En mi opinión, es bueno que sea así y así debe dejarse.

Pero cuando el mozalbete va creciendo (pre-adolescencia) y van formándose sus estructuras cerebrales definitivas  y empiezan a desarrollarse unas bases  de comportamiento y una manera de encarar  la vida sobre las que construye su posterior personalidad (siempre sujeta al cambio por otra parte: las raíces las echan aquí y luego el árbol va creciendo en una dirección u otra dependiendo de la luz, el agua y el sustrato). Debe  empezar a poner los pies en el suelo, conocer que las personas y los animales tienen un ciclo y que irremediablemente igual que se nace, se muere. Hay que, suavemente, vacunar sus cabezas para estos trances de manera que se amortigüe el impacto. Procede enseñarles a valorar cada minuto de la gente que tienen a su alrededor y de su propia existencia. Sin tragedias, tranquilamente, con normalidad.

También debemos mostrarles (y demostrarles) que existen personas buenas y personas malas (tengan estas  la edad que tengan). Gente que les va intentar hacer daño gratuitamente. Que es conveniente alejarse de ellos-si es que no cambian de actitud-. Quizá no se encuentren con un terrorista en clase, afortunadamente, pero sí con un macarra, abusón y bullero (versión infantil de los primeros) y que a esos hay que pararles los pies-siempre que no se pueda rectificarlos; o como mínimo, mantener las distancias-. Que si a uno le molestan, saber quejarse a quien corresponda y exigir que hagan cesar esa actitud es lo correcto, que las reglas son para todos; que están-precisamente para proteger a los débiles- y que uno no es un chivato si pide que las cumpla fulanito o menganito, sino una persona que sabe defender sus derechos y los de los demás frente a los que quieren apabullarlos. Que el malo no es el papá que regaña, el maestro que corrige o el poli que te advierte, sino el que conscientemente hace daño a los demás, por muy coleguita y molón que sea.

Si conseguimos inocular esas actitudes en nuestros cachorros, puede que haya menos  jóvenes que se lancen al vacío de la sinrazón a matar y a morir.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter