Cultura Valencia

LA SALVAJE POESÍA DEL ROCK:ROBERTO INIESTA (EL ROBE)

Pedro Hermosilla

Desde sus comienzos en “Extremoduro” poco a poco, Roberto Iniesta “Robe”, va evolucionando a sonidos muchos más claros y armónicos llegando a  la cumbre del lirismo en sus letras a través de su obra en solitario.

“Aunque ya no esté tengo mis razones 
para ver que hay ocultas conexiones: 
Si ella baila, yo encuentro una canción 
que habla de nosotros dos. 

Quédate en silencio y oye,
el ruido de mis tripas soñadoras, 
que sueñan con comerte a todas horas. 
Ruge el deseo contenido.”

Incorporando instrumentos  propios de la música clásica, e incluso de la popular, dando una sensación de intimismo pocas veces alcanzada por un artista de  “rock”

“He llorado tanto 
Y he llorado tan adentro… 
He llorado tanto, tanto, 
Que he apagado hasta el infierno.”

Con los elementos de la naturaleza personificados: “Sol”, ”Luna”,”Viento”…constantemente presentes en sus poemas.

“Duérmete, 
que ya estás a salvo de todo, 
el Sol se ha ido entusiasmado, 
le ha salido bien 
este atardecer.” 

“Para ver crecer amapolas, 
para estar contigo en las nubes, 
para celebrar el momento y 
para ser mejor…necesito tiempo, 
únicamente tiempo.”

Haciendo gala de su rebeldía y de su aburrimiento de las convicciones sociales:

“…y por eso me vuelvo del revés. 
Siempre voy a contracorriente, 
de la noche, el color, yo quiero ver, 
y apartarme más de la gente 
y alejarme de todo en lo que creen 
y olvidar la manera de volver.” 

“Duérmete, 
que te voy a cantar 
una nana tan cruel 
como la realidad: 
Érase una vez 
una humanidad. 

Yo que, yo que pensaba… 
Yo que creía firmemente en el amor, 
hoy ya sé que no, que ya no importa 
y que a la vida hay que buscarle otra razón; 
y busco en los colores del atardecer 
y no la encuentro.”

Para volver una y otra vez a asomar el amor en cada una de sus tonadas:

“ Como buen guerrero, 
para ser sincero, 
cuando el cielo está tan azul. 
Niego que la quiero 
y que la echo de menos 
y que sueño con su luz. 

Y soñar que acaricio su pelo, 
que su boca me vuelve a buscar… 
que el ayer no se fue entre los dedos, 
y que hoy sin avisar 
se ha vuelto a presentar.” 

 

 

 

 

 

 

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter