Educacion Valencia

LA TRAGEDIA DEL FOLIO EN BLANCO

Pedro Hermosilla

Denle a un niño un folio en blanco y pídanle que lo rellene contando cualquier cosa. Muy pocos tienen las competencias lingüísticas de hacerlo con cierta soltura. Esa es una de las grandes tragedias del sistema educativo actual y unos de los errores que urge rectificar.

Hemos acostumbrado a los niños a rellenar huequecitos y a unir con flechitas  sobre los propios libros de texto o sobre los cuadernillos que los complementan. Listas las editoriales que te venden libros difícilmente reutilizables y te los llenan de ejercicios de esa índole convirtiendo  algo tan simple como un libro en un mastodonte  gordo como el trasero de un hipopótamo, con el consiguiente aumento de precio para mayor beneficio de unos y para la mengua de las economías familiares.

La cosa registra tintes de tragedia cuando la lengua en la que se imparte la asignatura no es la materna (en la que producen y piensan los chaveas) dada la dificultad añadida de escribir algo medianamente coherente en una lengua extraña. Con lo cual, se vuelven a rellenar huequecitos y a unir con flechitas; a veces, en un alarde de valentía, incluso a aprender de memoria (para olvidar automáticamente) unos esquemas o un vocabulario específico.

No es que rechace esas pedagogías, todas  son buenas en su justa medida. Pero impiden a alumno adquirir herramientas a la hora de exponer, de ordenar, de crear, de dotar de un sentido y, por lo tanto, de interiorizar los contenidos que está trabajando.

No hay que rechazar por antiguo el sistema de una libreta de una o dos rayas y otra con cuadritos, con sus hermosas hojas en blanco preparadas para ser rellenadas con el arte, la imaginación y la producción de los mozalbetes. Incluso si nos ponemos modernitos una página en blanco de cualquier procesador de textos como desde el que ahora mismo les estoy escribiendo a ustedes. Además es  barato barato, oiga.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter