Fútbol Valencia

Las gallinas que salen…¿y las que entran?

 

El Murciégalo

 

Tiene pinta de estar acabando,a falta de una o dos sorpresas de última hora, la “Operación Fuori”: a  Abdennuor le huelen los pies a caminante. Las gallinas que salen ya no hacen caldo. Bien por don Mateo y su equipo en su tarea de desplume. Ahora toca rellenar el edredón: se clama por un 4, un 5 y un 6 (sobre todo si a Garay le da por comer pizza). Marcelino dice que tampoco le hace falta tanto y que tengamos paciencia. Nadando a favor de corriente con el club que le paga ¿Se acordará de  Fernando Roig? Más que nunca Marcelino es “Pan y Vino”. Como buen entrenador ya tiene colocadas, o casi, sus piezas en el tablero de ajedrez verde y verde que te quiero verde.

 

Pero tenemos el aliento del comienzo de la batalla en la nuca, ya suenan las cornetas y los tambores… y se nos  han ido muchos soldados, y necesitamos efectivo aunque sean de infantería.

 

Me da en la nariz que el mejor fichaje de este año estará en el banquillo toda la temporada sin licencia para salir…”Con pan y vino se anda elcamino”.

 

En todo caso, la mejor expectativa es no tenerla, e ir-,no vamos a copiar a Simeone con su “partido a partido”-, verso a verso,  GOLpe a GOLpe.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter