Valencia

ENTONCES…¿PARA QUÉ SIRVE LA PRETEMPORADA, ALEMANY?

El Murciégalo

Vamos a ver, don Mateo: si sobran, o por lo menos son transferibles, la mitad de la plantilla entre los que quiere usted largar para hacer parné(o regalar, a los hechos me remito) y los que quiere dar  matarile el míster (a los mismos hechos me remito); y por lógica, han de llegar otros cuantos aunque sea para relleno(si es que los trae usted, porque hasta ahora los fichajes los puedo contar con las orejas de una cabeza). Me lleva a pensar que un número muy alto de los jugadores que actualmente están realizando la pretemporada no formaran la primera línea de la escuadra. Fíjese que he utilizado “si” que según la RAE en su primera acepción es una conjunción condicional. Y “si” además (otra vez la burra al trillo) usted ha declarado que hasta una semana antes del cierre el mercado no se va a poner nervioso (lo cual está requetebién porque los nervios y el estrés son la base de la mayoría de las enfermedades actuales. Otra cosa es que tenga nerviosa y estresada a toda la hinchada blanquinegra; tanto que están subiendo como un cohete las acciones de la farmacéutica que produce los “Valiums”).

¿Me puede usted explicar pará qué carajo sirve la pretemporada que lleva cociéndose a fuego lento desde ya hace casi un mes si, sobre el papel,  el equipo ha de cambiar tanto? ¿No ha escuchado, don Mateo, ese dicho que reza:” El que da primero da dos veces”? (cambiemos la primera persona del singular del presente de indicativo del verbo “dar” por el de “fichar”). Pues a eso mismito me refiero: dele ya, si lo estima conveniente,  la columna vertebral del equipo al entrenador para que pueda ir aplicando y explicando su sistema, o deje claro que “esto es lo que hay” y “estos que están son los que estarán, con algún que otro retoque” y  no maree más la perdiz. Queda nada para que el balón ruede sobre el verde y que los puntos empiecen a sumar y muchos de los teóricos rivales ya están “a full” ¿Nos toca empezar la carrera desde la última línea de la parrilla? La discreción es un valor añadido para cualquier fichador, pero la inacción conduce al caos.

Mientras tanto puede usted llevarse a entrenar con el VCF (visto lo visto) a los sobrinos de mi vecina la Juana, que están todo el día dando por saco en el descansillo con la pelotita. Y, si Mendes lo estima conveniente, buscarles un equipo en Laponia, si consigue traspasarlos le pongo un busto y un altar en el salón de mi casa.

P.S. Imagínese apalabrar  los fichajes en mayo, las salidas en junio, empezar la pretemporada con la plantilla casi cerrada, y agosto dedicarlo a buscar gangas que la mejoren. Eso hacía un tal Monchi…

De nada.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter