El Arte de Escribir Valencia

LA DISPOSICIÓN

foto de Manolo Elexeta O¨Shea. Caricatura de Txema Berruga Ródenas

La disposición.

Tras la invención, viene la disposición, es decir, poner en orden los materiales. Es el arte de ordenar lo que va a escribirse; lo que ha de ir al principio y lo que hay que situar después. Es, en suma, la visión de conjunto (visión arquitectónica), de la que dependen el plan, el interés y la acción. Sin un buen plan o planteamiento no hay trabajo posible.

Un trozo literario -según Albalat-, sea el que sea, discurso, descripción, carta o narración, debe tener unidad; ha de tender a un efecto general. Pero también son necesarios los detalles; los incidentes agradan. Es preciso que haya muchas ideas, muchas imágenes, en una palabra, variedad «Conciliar la variedad con la unidad es un asunto de tacto y de gusto.

El interés de un escrito, según el autor citado, depende de la relación entre las partes, de su gradación y agrupación, del arte con que cada cosa se sitúa en el sitio que le conviene.

«Todo depende del plan», decía Goethe. Y, efectivamente, la historia literaria nos demuestra que las obras maestras de los mejores escritores están bien compuestas.

En resumen, la disposicion es el equilibrio entre la inspiración y el orden. Lo cual quiere decir que no conviene dejarse arrastrar por la imaginación «embalada», ni tampoco cerrar el camino a la creación por un ordenancismo excesivamente detallista.

En esta fase de la composición, cuando el edificio está aún en construcción, es cuando se puede «recortar». Es el momento de amputar todo lo que no sea necesario, según la idea preconcebida. No hay que dejarse dominar por aquellos detalles, incluso excelentes, que no tengan inmediata relación con el asunto fundamental, objeto de nuestro trabajo.

Como decía Pascal, « no basta con que una cosa sea bella, es preciso que se adapte al asunto».

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter