Educacion Valencia

NO NOS ENGAÑEMOS: LOS MODELOS DE NUESTROS HIJOS SON BELÉN ESTEBAN Y PAQUIRRÍN

Pedro Hermosilla.

¿A quién escuchan más nuestros cachorros? ¿Cuánto tiempo al día nos dedicamos a hablar con ellos? ¿Se trata de unas conversaciones pausadas, reflexivas, encaradas a la escucha y a la comprensión; o se trata de monosílabos ensordecidos por el ruido de las televisiones o de los videojuegos?

No nos engañemos, en la mayoría de los hogares  españoles, los modelos a seguir no son  el doctor Pedro Cavadas, ni el padre Ángel, ni siquiera JK Rowling; sino Belén Esteban, Paquirrín y los cerebros siliconados o, en su caso,  atrofiados por las horas de gimnasio y los esteroides que exhiben su vacuidad  por los distintos platós de las televisiones. Sin más valor que el acostarse con este o con esta y contar los detalles de alcoba y de bragueta. O quizá  con el dudoso honor de saber pelearse bien ante las cámaras “que los quieren”.

Es por eso que nuestros pequeños humanoides nos necesitan más que nunca  y necesitan cambiar  hacia nosotros el  foco de sus atenciones. El trabajo duro, la empatía, la solidaridad, el respeto, el amor hacia todos y todo, la templanza y la alegría, no los van a encontrar  en la tele que ven. Así pues, se los hemos de mostrar nosotros; por lo menos que tengan otras referencias a las que acogerse; luego, por supuesto, que ellos elijan.

¿Cómo queremos ver a nuestros hijos dentro de diez años?: ¿Investigando curas de enfermedades?, ¿en un despacho?, ¿en  una empresa trabajando honradamente?, ¿escribiendo?, ¿montando su propio negocio?…

…O enseñando las tetas en el Interviú y contando cómo se lo montaba con este o con aquella en “prime time”.

Hagan juego.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter