Educacion

EL BULLYING EMPIEZA EN CASA. ( LO SIENTO)

Pedro Hermosilla.
“Tu prima la gafotas”, ”El gordo del vecino”, “El gilipollas del tito”,” La furcia del quinto”…y así, hasta el infinito y más allá. Los niños son esponjas, sobre todo en las edades tempranas, e imitan los comportamientos y actitudes de sus referentes; normalmente las de los progenitores: héroes a todas luces de los chaveas. Buscan y encuentran su propio gordo, gafotas, gilipollas, furcia…en clase. Sin embargo, si se respira un clima de respeto, de meticuloso cuidado con el lenguaje, de solidaridad, de cooperación y de templanza…los niños también lo copian: así de sencillo.
Los maestros también tienen mucho que decir y aportar, en un sentido o en otro, puesto que también son referentes, más importantes de lo que nos creemos, para los cachorros. Un maestro que sea elitista, injusto, desmedido, caprichoso, superfluo…que se considere por encima de sus pupilos, que no eduque con y desde el corazón, que no se preocupe, que busque fuera excusas a lo que debe de ser su labor; conseguirá alumnos injustos, desmedidos, caprichosos, elitistas, irresponsables…: así de sencillo también.
Nosotros ya no tenemos remedio: volquémonos en ellos.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter