Educacion

EL BULLYING EMPIEZA EN CASA. ( LO SIENTO)

Pedro Hermosilla.
“Tu prima la gafotas”, ”El gordo del vecino”, “El gilipollas del tito”,” La furcia del quinto”…y así, hasta el infinito y más allá. Los niños son esponjas, sobre todo en las edades tempranas, e imitan los comportamientos y actitudes de sus referentes; normalmente las de los progenitores: héroes a todas luces de los chaveas. Buscan y encuentran su propio gordo, gafotas, gilipollas, furcia…en clase. Sin embargo, si se respira un clima de respeto, de meticuloso cuidado con el lenguaje, de solidaridad, de cooperación y de templanza…los niños también lo copian: así de sencillo.
Los maestros también tienen mucho que decir y aportar, en un sentido o en otro, puesto que también son referentes, más importantes de lo que nos creemos, para los cachorros. Un maestro que sea elitista, injusto, desmedido, caprichoso, superfluo…que se considere por encima de sus pupilos, que no eduque con y desde el corazón, que no se preocupe, que busque fuera excusas a lo que debe de ser su labor; conseguirá alumnos injustos, desmedidos, caprichosos, elitistas, irresponsables…: así de sencillo también.
Nosotros ya no tenemos remedio: volquémonos en ellos.

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter