COLABORACIONES Valencia

A COLLEJA LIMPIA

A colleja limpia:

Santi Muñoz

(Experto en delitos informáticos)

Continuando la publicación del gran sabio D. Pedro Hermosilla NIÑOS ALELADOS, PADRES ACOMODADOS, a quien me pongo a sus pies, me gustaría añadir que existen: se ven collejas por doquier, solo veo collejas.
Si Bud Spencer levantara la cabeza vería un paraíso en el uso de las tecnologías, todos emperrados con el móvil en las manos y salen a relucir las collejas; tanto, tanto, que ya es más fácil reconocer a alguien por la colleja que por su rostro.
Lo peor es que se empiezan a ver las collejas de los más pequeños, pero por turnos, primero es la colleja del padre, y cuando el niño incordia; toma niño, luce tu colleja, y el papá le da el móvil al niño para que le deje ver el futbol. En cuanto papá pueda te comprará un luce collejas.
Y después el grito aterrador, ¡Niño, que leches has tocado!, ¡Castigado sin ver más dibujos!, vienen los lloros… ¡niño cállate ya!, no puede ser contigo, encima que te lo dejo…
Pues para estos padres, os voy a aconsejar que cuidado porque resulta que el niño tiene sus derechos:
L.O. 1/1996 de La protección Jurídica del Menor.
Artículo 5. Derecho a la información.
1. Los menores tienen derecho a buscar, recibir y utilizar la información adecuada a su desarrollo. Se prestará especial atención a la alfabetización digital y mediática, de forma adaptada a cada etapa evolutiva, que permita a los menores actuar en línea con seguridad y responsabilidad y, en particular, identificar situaciones de riesgo derivadas de la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación así como las herramientas y estrategias para afrontar dichos riesgos y protegerse de ellos.
2. Los padres o tutores y los poderes públicos velarán porque la información que reciban los menores sea veraz, plural y respetuosa con los principios constitucionales.

Y esto no me lo invento, la ley está ahí para todos, padres, profesores, y poderes públicos.
Pero, ¿qué peligro tiene dejar el móvil al niño? Pues con un móvil se puede hacer bullying, insultar, menospreciar, hackear, phishinear, pagar o cobrar, vender armas, drogas, niños, y un sinfín de atrocidades descubiertas y sin descubrir.
No, mi hijo solo ve dibujos. ¿Seguro? Eso dicen los padres cuando la Policía toca a sus puertas, pero la mayoría no se ha preocupado de revisar el historial del navegador de su hijo para ver si hace un uso correcto de las TICs (Nuevas Tecnologías).
Es aterrador lo que las Nuevas Tecnologías nos están enseñando, pero a la vez las usamos sin control, somos así…

print
Comentarios

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter