Melocotonazos

TACONES ADÚLTEROS

TACONES ADÚLTEROS (Pedro Hermosilla)
No alegó ni una lágrima.
El jurado dictó: ”Inocente”.
El veneno de una sonrisa dibujó su boca.
Se dio la vuelta y salió,
y el vuelo que le vestía la falda
huracanó en mi la frente.
Su infame risa atronó el pasillo,
y yo, con cara de pez…
“No fumar rezaba el cartel”,
pero encendí, con un mechero de rabia,
mi enésimo cigarrillo.
¡No, señor juez!¡Es una arpía traidora!
¡Me quitó hasta las razones!
¡Hasta el tambor de mi vieja lavadora
se esfuerza en lavar las manchas
del ruido adúltero de sus tacones!

print

1 Comment

Haga clic aquí para publicar un comentario