Vecinos de Marítimo reclaman el cumplimiento de las promesas de Compromís

Los vecinos de El Cabanyal concentrados para reivindicar el cumplimiento de las promesas de Compromís/A.Casany

La reivindicación, centrada en las zonas de Poble Nou de la Mar, Cabanyal , Canyamelar y Cap de França sobre todo, exigía la recuperación de la identidad del barrio 

Manuel Huerta.- «Todos unidos encontraremos la fuerza necesaria para forzar a las administraciones local, autonómica y central de que se den cuenta que ha llegado la hora de actuar sin más demoras para recuperar unas condiciones de vida dignas, como nos merecemos. Nos merecemos derecho al descanso, a tener un medio ambiente sano, a que se recuperen y adecúen las propiedades públicas, tenemos derecho a no estar rodeados de vendedores de drogas en la calle. No queremos un trato de favor, queremos justicia».

Convocada por la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar, los vendedores del Mercado del Cabanyal, la Junta de la Semana Santa Marinera, la Asociación de Comerciantes Industriales y Profesionales, la Agrupación de Falles Marítim, la Sociedad Ateneo Musical del Puerto de València, Societat Musical Poblats Marítims y Salvem el Cabanyal-Canyamelar-Cap de França, la concentración organizada por ocho colectivos sociales del Cabanyal-Canyamelar para pedir a las administraciones que frenen la degradación de la zona reunió ayer tarde a unas 300 personas. El acto tuvo lugar en la calle de la Reina con corte de tráfico que duró alrededor de una hora.

El portavoz de Salvem el Cabanyal, Faustino Villora, explicó las diversas circunstancias que preocupan y pidió de se amplificara la presencia vecinal en la reunión para poder conseguir más participación, porque «este acto no será el último. Nosotros ya hemos expresado nuestras necesidades y exigencias, ahora toca que el Ayuntamiento tome la iniciativa de convocarnos a una reunión para plantearnos su plan de trabajo porque ya no nos vale que nos cuente por qué no puede hacer las cosas».

Villora, ayudado por un megáfono, se dirigió a los concentrados para explicar que «aspiramos a tener una vida como la que tienen la mayoría de barrios de la ciudad, es una reivindicación justa e irrenunciable», palabras a las que asentían los presentes, entre los que se lucían algunas pancartas con lemas como«Units recuperem el poble, ens retrobem al carrer».

«La solución a los problemas del pueblo del Cabanyal tiene que hacerse desde una perspectiva global y no solo urbanística». Y se pasó a ennumerar las actuaciones que consideran «urgentes», todas ellas de carácter social y policial para la utilización del espacio público sin conflictos. La principal queja pasa por recordar a las administraciones que no están cumpliendo con su obligación «de garantizar el cumplimiento de las leyes y las ordenanzas municipales»

La venta de droga, chatarrerías ilegales y degradación del patrimonio público son las tres reivindicaciones más urgentes, que los ocho colectivos convocantes planteaban como promordiales. «A plena luz del día y la noche hay venta de droga en la calle y las casas, con edificios ocupados, de propiedad pública y privada están dedicados a narcosalas», señalaban. De los negocios de chatarra se explicó que «hay personas que están siendo explotadas trabajando en el reciclaje, manipulando materiales peligrosos y contaminantes». pero todas las instituciones miran para otro lado.

Villora recordó además que en una ocasión «un subdelegado del gobierno nos dijo que si intervenían en el tema de la droga, que entonces se disgregaría por el resto de la ciudad. Los vecinos del Cabanyal no podemos consentir esa respuesta. Urge que hagan planes sociales, que rehabiliten las casas públicas porque a nosotros nos obligan a mantenerlas con decoro y ellos no hacen nada. Necesitamos que se hagan cosas ya».

Todos indicaron que la responsabilidad principal es ahora del Ayuntamiento «y no pueden ir pasándosela de administración en administación. También queremos participar en la creación del nuevo planeamiento, y no que nos informen cuando ya esté hecho y sea más difícil incluir cosas», comentaron los convocantes.

Entre las denuncias, además, la ausencia de coordinación entre fuerzas de seguridad y acciones de tipo social para poner fin al incivismo. «Cada actuación de la policía local por ruido, barbacoas, etcétera tiene que ir acompañada por una actuación de los servicios sociales y si hay reincidencia hay que tomar las medidas sancionadoras más oportunas», apuntaban. La falta de información sobre las obras en el barrio es otras de las recriminaciones de los vecinos. «Necesitamos conocer de primera mano que las plazas de aparcamiento no se convierten en un lujo ni serán de pago», señalaban.

El mensaje final fue para pedir a los concentrados que se corra la voz. Los organizadores pidieron que se «para que la próxima concentración seamos el doble de personas o el triple para que entiendan que tenemos fuerza y que hay una necesidad de cambias las cosas».

.

Se el primero en comentar on "Vecinos de Marítimo reclaman el cumplimiento de las promesas de Compromís"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*