Opinión

Los diálogos de Timo y Teo: de Amancio y los gilipollautas

Pedro Hermosilla

Viñeta de Luis García del Real.

-Timo: Amancio Ortega ha donado trescientos veinte millonazos de mortadelos a la sanidad pública y hay pollos que los han rechazado.

-Teo: ¡Qué dices! ¿Tú estás tonto o qué? Eso no puede ser así, lee bien.

-Timo: Leo perfectamente. Resulta que al millonetis este de Zara le salen los billetes por las orejas, lo cual está muy bien, y decide gastarse ese auténtico pastizal en máquinas para la detección y el tratamiento del cáncer y darlas a los hospitales públicos en vez de gastárselo en yates, en viajes… o en lo que le dé la gana. Y resulta, que hay iluminados de “nosequéasociaciónendefensadelasanidadpública” que dicen que no, que se los meta por donde les quepa, y si le duele pues mejor.

-Teo: Joder, ¿se puede ser más tontorrón?

-Timo: Sí se puede: dicen que esa pasta se debe conseguir a base de impuestos a la gente, que para eso es pública. De premio Nobel, oiga.

-Teo: Claro así la gente no morirá de cáncer sino de hambre. Lo que les gusta a cierta clase de gentuza ordeñar a la gente. Espero que esos de la asociación esa no tengan a nadie con el “bicho” dentro…no me lo explico. ¿Y no hay nadie que les haya dado con sus declaraciones en los hocicos?

-Timo: La gente suele ser educada y no va dando galletones por ahí porque alguien piense distinto a uno; aunque eso que se piense sea una gilipollez enciclopédica.

-Teo: Pero…¿y si se pierden esos millones? ¡Carajo, que mi hermana está en tratamiento!

-Timo: No les van a hacer ni puñetero caso, no te preocupes. En todos los países del mundo una parte de la financiación de “la cosa pública” viene de donaciones privadas. Lo que hay que hacer es darle las gracias a este señor y utilizar ese material lo mejor posible. Eso haría un país normal con gente normal dentro.

-Teo: Pero en este país estamos sembrados de gilipollas…

-Timo: En efecto, por encima de nuestras posibilidades incluso.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos. (C.S. Lewis)

Consigue tu polo conmemorativo del Centenario del Valencia CF

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter