Cultura

Gere: ‘En Estados Unidos vivimos un momento confuso y muy descorazonador’

Richard Gere es Norman Oppenhaimer

Gran trabajo del actor que compone en “Norman, el hombre que lo conseguía todo”, una figura tragicómica

SM.- A falta de lo que considere al respecto nuestro crítico Manuel Hermoso, Richard Gere compone en su nuevo film una figura tragicómica. Un personaje, Norman Oppenheimer, ya en edad molesta y con tendencia a la charlatanería y a la impostura del tráfico de favores, capaz de arrimarse sin pudor ni sutilezas allí donde huele poder.

Aunque la historia provenga de una fábula judía, y tanto los ingredientes, como el ambiente, el director y los intérpretes también lo sean, el recado de la película sirve para cualquier centro o esquina de la sociedad actual: contactos, valores, favores, apariencia, también buenos sentimientos y rara fidelidad, y todo ello en ese terreno tan equívoco y resbaladizo (que igual estás dentro que fuera) de la corrupción.

El director y guionista, Joseph Cedar, utiliza para su muestrario el retrato del personaje: una amistad casual y una intriga política. Lo más brillante es el retrato de Norman, que Gere hace cambiante, incómodo, estimulante, de mal a peor y de peor a mejor.

Escenas como su encuentro con el ministro israelí, su papelón en la tienda de zapatos, la terrible colada a una cena sin invitación… Todo muy pensado para situar al espectador en un punto de equilibrio entre el rechazo, la vergüenza ajena y la admiración. No interesa tanto la intriga política, aunque también proponga media docena de moralejas, pues uno colma su atención en los debates internos del personaje, y en su relación con el rabino (un Steve Buscemi como caído de una de los Coen) o con la sorprendente Charlotte Gaingsbourg, cuya intervención aún despliega otros debates en la personalidad de Norman, capaz de fundir interés, honradez, ganas de figurar y lealtad de modo extraordinario.

Gere: ‘En Estados Unidos vivimos un momento confuso y muy descorazonador’

El protagonista de “Pretty Woman” es famoso por su compromiso social y político y no tuvo reparos en destacar que “Donald Trump tienen una actitud egoísta, impulsos egoístas y carece de las cualidades para ser un buen presidente”. Tampoco esconde su opinión sobre la situación actual de su país: “Vivimos un momento confuso y muy descorazonador”

“Llevo treinta años luchando por el Tíbet y mi afinidad sigue creciendo. Mi posición a favor de los derechos humanos en China no ha afectado nunca a mi carrera, pero algunos directores y actores chinos sí que han tenido problemas para trabajar conmigo”, comentó recientemente Gere en Barcelona.

El protagonista de “Norman, el hombre que lo conseguía todo” es un ejecutivo de corto recorrido que se siente renacer cuando conoce a un político ambicioso que acaba siendo presidente de Israel. “El personaje es diametralmente opuesto a mí”, afirma mientras cuenta que su primer encuentro con el director fueron dos sesiones muy largas en una habitación muy pequeña sin ventanas.

“En un espacio mínimo creamos a este hombre de poca monta con algunas peculiaridades físicas como las orejas de soplillo. Joseph y yo hemos vivido en Nueva York durante muchos años rodeados de hombres como Norman y en este barrio de Barcelona también viven muchos Norman”, explica el actor.

“Soy actor desde los diecinueve años y cada vez que acepto un guión me emociono con el proyecto”. Conoce bien España y precisamente ahora comparte su vida con la abogada gallega Alejandra Silva pero no se lanzó a hablar en español. “Los europeos me hacen mucha gracia porque piensan que Hollywood es ‘Sodoma y Gomorra’ cuando en realidad somos todos igual”.

print
Comentarios

Buenos días


La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad. (Aristóteles)

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter