Opinión

Pero, ¿en que país vivimos?

Juan E. Daroqui / ECONOMISTA

No sé lo que pasa en otros países pero lo que nos está pasando aquí, desde luego no es normal. Y en muchos aspectos, la política, la justicia, la prensa…

En política, por ejemplo, tenemos a un presidente del gobierno que a la vez es presidente de su partido, el PP. Ese partido que preside está imputado o investigado por casos de corrupción, tiene a unos cuantos exdirigentes en la cárcel ya condenados o esperando juicios. El presidente antes fue secretario general, también ha sido director de campañas electorales, alguna de las cuales están siendo investigadas por financiación ilegal y va a tener que declarar ante la justicia por el caso Gürtel.

A este paso en el PP lo que van a haber son casos aislados de honradez.

Pues a pesar de todo eso en el último barómetro del CIS su partido casi no tiene castigo. Por mucho menos su “colega” Fillón, en Francia, no pasó a la segunda vuelta en las elecciones francesas.

Luego tenemos al primer partido de la oposición, el PSOE, que es un partido partido. Concretamente partido en dos. Se están diciendo unas cosas en la campaña de las primarias que no van a tener arreglo. Se están pasando muchas líneas rojas, se están rompiendo tantos puentes que tiene toda la pinta de que tras las elecciones van a haber dos partidos. Y también tiene toda la pinta que en las próximas elecciones les va a pasar, con suerte, como a los socialistas franceses y con mala suerte como a los socialistas griegos.

El tercer partido en votos en las últimas elecciones, Podemos, dice cosas, que en el fondo están muy bien, pero la fastidian por las formas que tienen de decirlas y la soberbia que muestran en todos sus actos y declaraciones. Además son muy “chapas”, no hacen declaraciones, hacen mítines cada vez. Su portavoz, cuando habla, ha de recuperar el resuello cada dos por tres de tantas cosas que dice y tan rápido que lo dice para que nadie pueda meter baza, ¡qué agobio! También hacen cosas muy raras y no acaban de cuajar.

En cuanto al cuarto en liza, Ciudadanos, pues qué se puede decir, para mí que a Albert Rivera se le está poniendo cara de Rosa Díez. No podían ni ver a Rajoy pero votan a favor de que sea presidente. ¡Para que se fastidie! No les parece bien el acuerdo con el PNV pero votan a favor de los PGE. ¡Que se chinchen! Y en el último CIS también suben. De locos.

Esto es solo unas reflexiones sobre los partidos políticos, pero ¿y si reflexionamos sobre la justicia? Pues igual se nos saltan las lágrimas viendo el espectáculo que están dando el ministro del ramo y algunos fiscales. Cada día te levantas pensando qué nuevo caso te vas a encontrar en las portadas de los diarios.

Lo mejor que les puede ocurrir a jueces y fiscales es que no se hable de ellos, y últimamente están en boca de todos. Malo.

Pero no solo es eso, ¿y si pensamos en la prensa?, pues viendo las maniobras de algunos periodistas dan ganas de echarse a la bebida, y si en lugar de a los “analistas” políticos le damos unas vueltas a los periodistas deportivos, pues algunos vomitivos directamente.

Pero bueno, esto es lo que hay. Mejor será tomárselo con humor o nos dará un patatús.

@Rutiguer_JED

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario