Parchis
Opinión

Los diálogos de Timo y Teo: de autobuses

Pedro Hermosilla

Viñeta de Luis García del Real

-Timo: Pues a mí me parece de lujo lo del autobús ese que ha fletado Podemos con la jeta de los corruptos peperos.

-Teo: Hombre esa gente maneja bien el tema del marketing y de las redes sociales, sacan sus votos de ese caladero, la chavalería se alimenta a base de facebooks  y de tweets. Reciben un montón de información, de eslóganes…sólo hay un problema: que  los asimilan sin un proceso previo de reflexión y esos los hacen carne de cañón a nivel intelectual en la batalla de las ideologías, y cuando los agarran los dinosaurios “leídos y escribidos”, los viejos rockeros del papel impreso, los hacen literalmente bicarbonato a la primera galleta dialéctica.

-Timo: No entiendo un carajo.

-Teo: Te estás facebookeando o instagramando…párate a pensar. Lo del autobús lleva detrás algo que si los podemitas no lo resuelven se puede volver en su contra como un boomerang y darle en todos los hocicos.

-Timo: Te escucho listillo, parece que hoy hemos cambiado los papeles…

-Teo: La idea no es mala, es más, ha conseguido su objetivo que es que se hable de ello durante toda esta semana en todas partes. Pero es algo copiado de una organización que ellos han tachado de extremoderechona y filofascista, lo cual dice mucho del nivel de frescura que les queda en estos momentos.

Dos, han mezclado churras con merinas puesto que han colocado a gente juzgada y condenada, con otros que, a día de hoy, no tienen ningún delito a sus espaldas que se sepa y les pueden caer demandas por todos lados…y estos son especialistas en perderlas. En España, nos guste más o menos la justicia, condenan los jueces y no los encargados de la publicidad de los partidos políticos.

Tres, han puesto en la diana también a periodistas lo que da a entender el concepto de control de la prensa pleistocénico que profesan. Te recuerdo con eso de que deben de acabarse las televisiones, radios y periódicos  privados a favor de las empresas de comunicación públicas, por lo tanto controladas.

Cuatro, el Pepé no necesita un autobús, sino más bien un talgo para que quepan todos los que merecen estar, pero el pesoe o izquierda unida, o ellos mismos, tampoco caben en un soporte tan canijo.

Cinco, cuentan con el letargo de los otros partidos políticos, que se dedican a sestear y a hacer política “contemplativa”. Eso no les exime de que si hubiera alguien un poco avispado en cualquier partido rival,  hoy mismo ya estuviera tragando asfalto un autobús adornado en su frontal con el sostén de aquella que entró en una capilla en semitetas al grito de “Arderéis como en el treinta y seis”, del otro que no le paga la seguridad social a sus trabajadores, del otro que hace negocios con los pisos de protección oficial, del otro que cobra cursos de la universidad y allí no lo conocen porque no aparece, del otro que según la prensa, cobra favores a gobiernos extranjeros en cuentas de paraísos fiscales, del otro que le arreó a un policía, del otro que le arreó a un sociata, del otro que le zumbó a un embarazada, del otro que está condenado por pederastia, del otro que afana en los supermercados, del otro que ocupa fincas ajenas, del otro, del otro , del otro…¿sigo?

-Timo: Me sorprendes, Teo.

-Teo: Me sorprendo, Timo.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario