Parchis
Actualidad

Detenido el entrenador del Eldense por el amaño del 12-0 ante el Barcelona B

“Con el dinero ganado, los jugadores implicados podrían comprarse un piso en Barcelona cada uno”, confiesa ante la Policía el delantero del equipo Cheikh Saad

La policía ha detenido a Filippo Vito di Pierro, el entrenador del Club Deportivo Eldense, que compite en la Segunda B, por un supuesto amaño que salió a la luz después del 12-0 contra el Barcelona B.

Filippo Vito di Pierro llegó en enero al equipo de Elda, en Alicante, cuando se hizo con el control del club de fútbol un grupo empresarial transalpino. Ahora se le acusa de corrupción. También se ha tomado declaración a varios de los jugadores que han denunciado los hechos ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El caso de amaño salió a la luz debido a filtraciones dentro del vestuario. El jugador Cheikh Saad aseguró que cuatro de sus compañeros, entre ellos un líder del vestuario, amañan y venden partidos habitualmente, cosa que podría haber pasado contra el Barça B en la clara derrota por 12-0 en el Miniestadi. El presidente del club, David Aguilar, dijo que estaban estudiando y denunciando lo sucedido.

“En el vestuario casi hubo agresiones. Entre los implicados hay un líder del equipo, y son cuatro los jugadores implicados. He recibido amenazas pero no me importa. Cuando me dejen decir los nombres los diré”, aseguró Saad. El jugador mauritano se negó a jugar al intuir que el partido estaba vendido cuando en un cuarto de hora encajaron 5 goles. “Que hay apuestas está clarísimo. El entrenador sabe algo seguro”, aseguró.

El futbolista mauritano Cheikh Saad/ CDEldense

Según declaró el propio futbolista mauritano en el programa de la Cope de anoche, los jugadores implicados en el amaño por apuestas no son italianos, sino españoles. “Se han vendido cuatro o cinco. No te puedo decir las cantidades, pero (con el dinero ganado) podrían comprarse un piso en Barcelona cada uno”, aseguró, confirmando un importe procedente de alguna mafia que oscilaría entre 150.000 y 200.000 euros, por unos jugadores acostumbrados a ganar unos 1.000 euros al mes. La apuesta que habrían acordado sería llegar 8-0 al descanso y acabar el encuentro encajando más de 11 goles.

Cheikh Saad dijo que las sospechas sobre el Eldense, equipo de Segunda B que consumó su descenso en el Miniestadi, empezaron en un partido hace unas semanas contra el Cornellà. “Lo sospechamos porque durante el partido los jugadores del Cornellà decían a mis compañeros que qué hacían, que casi marcan. No digo que todos los jugadores (del Cornellà) lo supieran, pero algunos sabían que algo pasaría”, afirmó el delantero. Contra el Gavà, días después, “algún jugador nuestro ya intentó arreglar el partido”.

Saad reveló que al final del bochornoso 12-0 contra el Barça B, dos personas le enseñaron un móvil con mensajes escritos y de voz de los jugadores que estaban en el ajo. “No llegamos a las manos en el vestuario con algunos del equipo porque nos separaron”, admitía el africano, impotente y que no quiso decir los nombres en público, aunque sí lo hizo ante la policía cuando fue interrogado durante tres horas el pasado lunes.

Nobile Capuani en imagen de archivo/elecodeJumilla

El Eldense, administrado por un grupo inversor italiano desde hace tres meses bajo sospecha por su pasado oscuro en el Jumilla -también equipo de Segunda B-, había contratado a Di Pierro, sexto entrenador de la temporada, a priori para intentar reparar la situación. Esta tarde, el club alicantino va a tomar cartas en el asunto y decidirá los jugadores que continuarán hasta final de temporada. “Si se puede solucionar antes, dejaría ya el equipo”, concluyó Saad, avergonzado por el triste capítulo que le ha tocado vivir.

La Junta Gestora del Elda anunció el domingo la desvinculación con el grupo inversor italiano y la suspensión cautelar de la actividad deportiva del primer equipo, al tiempo que pidió a la Liga de Fútbol que investigue si el resultado del partido estuvo relacionado con las apuestas.

Entre tanto, el abogado de ese grupo, José Miguel Esquembre, ha presentado dos denuncias en nombre de Nobile Capuani, máximo responsable del grupo inversor italiano. Una de ellas contra Alfonso Ortuño, expresidente de la gestora, y David Aguilar, actual presidente, por presunto delito de estafa y administración desleal, y otra contra Aguilar por calumnias tras las declaraciones que ha realizado hoy sobre un presunto delito de corrupción en relación con el partido del sábado en Barcelona.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario