Parchis
Valencia

Grezzi y Ribó prohíben aparcar de noche en el carril bus

El concejal anuncia que las restricciones comenzarán el próximo 10 de abril

Prohibir sigue siendo el verbo que más le gusta a Compromís. Ahora le toca el turno al aparcamiento por la noche en el carril bus de las calles por las que circulan las 13 líneas nocturnas de la EMT con el objetivo de “aumentar la frecuencia de paso, la calidad del servicio, la seguridad y la accesibilidad” para personas con movilidad reducida.

Grezzi ha anunciado que tras las peticiones realizadas en las pasadas Mesas de la Movilidad de los colectivos de taxistas y EMT del pasado 11 de octubre de 2016, y la opinión expresada por entidades sociales y vecinales el pasado 21 de noviembre de 2016, Mobilitat Sostenible era hora de revisar el horario de permisividad del estacionamiento nocturno en los carriles autorizados, que pasa a establecerse entre las 22:30 y las 7:00 horas, “también con la finalidad de garantizar el correcto funcionamiento de la EMT prácticamente en todo su horario (parte de las líneas comienzan a operar a las 6:30 horas)”.

Fueron los taxistas los primeros que solicitaron la prohibición, interesados en incrementar su trabajo en horario nocturno. La paralización de la línea T-2 de Metrovalencia, que cruza el centro histórico y está bloqueada por falta de fondos, impide que el metro sea una alternativa para el transporte nocturno

De este modo, las calles donde no se podrá aparcar de noche son por restauración del uso exclusivo EMT-Taxi por servicio nocturno EMT son: avenida Cardenal Benlloch, Avda. Eduardo Bosca, Primado Reig, Dr. Peset Aleixandre, Burjassot, Gran Vía Fernando El Católico, Marqués del Turia (pares), Ramón y Cajal, Avda. Pérez Galdós, Giorgeta, calle Jesús, Quevedo, Avda. Jacinto Benavente, calle Blanquerías, Conde Trenor, Barcas, Pascual y Genís, Marques de Sotelo, La Paz, Plaza Tetuán, calle Xàtiva, Angel Guimerà, Ruzafa, Pintor Benedito, San Vicente, Dolores Marqués, Alboraia, Plaza del Temple, calle General Elio, Instituto Obrero, Avda. Peris y Valero.

También por atención a molestias ocio serán las calles Guillem de Castro, Xàtiva, Guillem Sorolla, Espinosa, Padilla, Lauria, Avda. Antiguo Reino, calle Ciscar, G.V Marqués del Turia (impares), G.V Ramón y Cajal (2-12). Y por carril bus segregado: la calle Colón.

Grezzi ha anunciado que las líneas nocturnas más usadas, la N1 (desde el Marítimo) y la N6 (desde La Torre), doblarán la frecuencia de paso que será alrededor de cada 25 minutos, y ha apuntado que si intención es seguir “haciendo mejoras” en toda la red de autobuses nocturnos.

Por su parte, el ‘CorreNit’ –que une de forma directa las principales zonas de ocio de la ciudad hasta las 4.30 horas– se suprimirá, ya que, según el edil, ha sido un “fiasco total” y subían menos de diez viajeros a la hora.

Por su parte, el horario para aparcar en el resto de líneas de la EMT se reducirá y pasará a ser de 22.30 (hora en la que hacen su último trayecto la mayoría de líneas diurnas) hasta las 7.00 horas, que es la “hora punta” en la que comienzan a funcionar por la mañana. Al liberar el carril bus de coches, la idea es “mejorar la frecuencia y la calidad del servicio”, ha argumentado.

Además, se va a proceder a “segregar” el carril bus-taxi de la calle Colón para separarlo -mediante la instalación de bolardos- del resto de carriles y que únicamente puedan circular este tipo de vehículos, con el objetivo de que las líneas de la EMT que pasan por esta arteria de la ciudad puedan ganar en “calidad, puntualidad, celeridad y mejorar la velocidad comercial”.

Según Grezzi, la “segregación” del carril, que ya se ha hecho en las calles Centelles-Matías Perelló ha hecho que los buses que pasan por esta zona “hayan ganado un 14% en celeridad”.

La “segregación” de carriles, una incitativa que prevé extender a otros lugares de la ciudad con líneas nocturnas, hace “incompatible” estacionar vehículos en ellos. De este modo, ha apuntado el edil, se “da respuesta” a las peticiones por parte de asociaciones de invidentes, personas mayores o con movilidad reducida, a quienes resulta un “peligro” bajar y subir del autobús si éste no puede recalar en su parada, obstaculizada por vehículos parados en la vía.

Para dar a conocer “las nuevas opciones” para circular y aparcar en la ciudad, se instalarán placas informativas que explicarán los cambios. “Nuestro deseo es que todo este cambios se haga de manera ordenada y tranquila y que la gente tenga toda la información”, ha asegurado.

Para poder aparcar, al ser preguntado por la “falta de espacio” en la zona de las Grandes Vías o l’Eixample, el concejal de Movilidad Sostenible que se ha referido a los 16 parkings que se han construido desde 1999 en la ciudad de Valencia, la mayoría en el entorno del centro, con 4.000 plazas de aparcamiento.

Así, si las plazas que podría haber en el carril bus de Gran Vía, según Grezzi no pasan de las 160, cuando en el aparcamiento de la calle Colón cerca de la Delegación del Gobierno dispone de 175 plazas, y aunque de momento cierra los fines de semana, estaría dispuesto a abrir para ofertarlas. Además, se acaba de abrir un parking en la calle Ruzafa con 800 plazas, ha agregado.

La mayoría de las plazas en estos parkings están desocupadas, con lo que “falta de espacio no habrá”, ha garantizado. Además, hay zonas como Abastos, donde los hosteleros tiene acuerdos con parkings del entorno, ha señalado.

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario