Opinión

Reputación

Juan E. Daroqui / ECONOMISTA

Dice la RAE sobre reputación:

1. f. Opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo.
2. f. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo.

Como la RAE es muy buena parece que solo define la buena reputación, aunque dentro de la primera acepción también podría estar incluida la mala opinión o consideración sobre alguien.

El caso es que la reputación, buena o mala siempre se la ha ganado cada uno con su trabajo y con sus actos a lo largo del tiempo. Las personas que han trabajado bien y han llevado una buena conducta en su vida durante un cierto tiempo, se han ganado una buena reputación, si son muy conocidos, entre la sociedad en general y si lo son menos, entre sus amigos y allegados.

Lógicamente a la gente pública, a los que están expuestos a salir en los medios como famosos, deportistas y, sobre todo, políticos les interesa tener una buena reputación. Aunque siempre están los que les gusta ser chicos malos.

Aprovechando la coyuntura, a un “genio”, se le ocurrió montar una empresa de reputación “on line”, ¿para quién?, pues para políticos que se ve que no tenían muy buena reputación ya que si no, no les hubiera hecho falta sus servicios. ¡Hay que ver qué cosas se les ocurre a algunos!

Y allá que se lanzaron unos cuantos a contratar los servicios de esta empresa pero, eso sí, pagando con dinero público, no de sus bolsillos. ¿Y cuál era el servicio?, pues hablar bien de ellos en las redes sociales y que escribieran artículos poniéndolos bien en digitales que solo leerían ellos, porque los que son un poco serios no se prestan a eso.

Esto es la famosa trama conocida como “Púnica”.

Politicastros que se creen que la reputación se puede comprar. ¿Cómo se puede llegar a ser tan tonto? Pues debe ser porque como se rodean solo de pelotas que los halagan hasta la saciedad, que les dicen que todo lo que hacen está bien, que son altos y guapos y bla bla bla y entonces, se creen inmunes e impunes. ¡Pues no!

Está bien que algunos se enteren que hay cosas que no se pueden comprar, ni con dinero privado ni con dinero público, y si lo hacen con dinero público, y te pillan, pues la reputación se queda por los suelos, tanto la del reputador como la del reputado, tanto la on line como la off line.

¡Vaya putada!

@Rutiguer_JED

P.D.: Después de escribir me he enterado que a la chica que escribió un tuit sobre Carrero Blanco le ha caído un año de cárcel. Y yo pensaba que los tiempos del dictador y de su sucesor habían pasado, pero parece ser que no. ¿Qué le pasa a la justicia?

print

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario